Común Acuerdo para
implementar la paz en Colombia

 
La coyuntura actual, permeada por la época preelectoral, permite augurar que los espacios de discusión y/o debate, como el propiciado por Común Acuerdo, bien pudieran cumplir un papel trascendental en la puesta en escena de los varios escenarios de desarrollo e implementación de los Acuerdos de Paz, que en gran parte han quedado en la mitad del camino…
 
Fabio Monroy Martínez
 
Abogado/periodista, Coordinador en Colombia del Servicio
Paz y Justicia en América Latina, SERPAJ-AL
 
 

Ante los múltiples desafíos que se han presentado en la implementación de los Acuerdos de Paz en Colombia, recientemente por conducto de la plataforma denominada “Común Acuerdo”, con apoyo de la Corporación Viva la Ciudadanía, se reunieron más de un centenar de representantes de los diversos sectores sociales de cada región del país con tal de reflexionar sobre el papel de la sociedad civil en la materialización de los Acuerdos en sus territorios, en el III Encuentro nacional de Común Acuerdo, denominado: “Movilización social para la implementación del Acuerdo de Paz”.

Aún en medio de tantas incertidumbres y contratiempos como los presentados en los últimos días en cuanto a las curules para las víctimas y el desconcierto originado por las amenazas y los asesinatos de tantos líderes y lideresas a lo largo y ancho del país, quienes asistieron a tan importante evento encontraron varias coincidencias, entre las que destacamos la de buscar la mayor cercanía entre la sociedad civil y los actores políticos con argumentos y acciones específicas, determinadas y claras con las que se logren sensibilizar a quienes deben tomar las decisiones propias tendientes a llevar a feliz término, en lo posible, la mayor cantidad de presupuestos alcanzados en los Acuerdos de Paz, en los espacios adecuados para ello como lo es el Congreso de la República, así en el Senado como en la Cámara de Representantes.

Estuvieron presentes delegaciones de afrodescendientes, mujeres, jóvenes, indígenas, campesinos, ambientalistas, LGBTI, sindicalistas, académicos, entre otros con lo que se garantizó un enfoque multisectorial a los debates que se originaron con tan importante temática, ad portas a los debates electorales en los que se reelegirán algunos congresistas y se elegirán otros nuevos para el Senado como para la Cámara de Representantes, en primera instancia, el 11 de marzo y luego se elegirá a quien reemplazará al actual presidente Juan Manuel Santos, en primera vuelta el domingo 27 de mayo y en caso de ser necesario, por si ninguno de los candidatos supera el umbral establecido de la mitad más uno de los votos válidos, en segunda vuelta el 17 de junio del cursante año, 2018.

La coyuntura actual, permeada por la época preelectoral, permite augurar que los espacios de discusión y/o debate, como el propiciado por Común Acuerdo, bien pudieran cumplir un papel trascendental en la puesta en escena de los varios escenarios de desarrollo e implementación de los Acuerdos de Paz, que en gran parte han quedado en la mitad del camino, precisamente, por la falta de “acuerdos” finales luego de plantearse ante actores que, por alguna razón, habían tenido posturas divergentes con motivación real o sin ella; por lo que se pretende crear posturas mucho más claras y definidas desde la sociedad civil con incidencia en los actores políticos anteriormente indicados, destacando que, en la actualidad se da amplia receptividad con el tema de la implementación de los acuerdos con Senadores y Representantes, como el caso del Senador Iván Cepeda, quien se hizo presente en el mencionado evento, además.

Dentro de los temas tratados en este encuentro, destacamos: “Los retos de la sociedad civil en la coyuntura”, que a manera de introducción el nuevo Director Ejecutivo de la Corporación Viva la Ciudadanía, Luciano Sanín expuso como abrebocas al debate que se daría durante los dos días del evento; encontramos también el panel: “Políticas públicas y participación ciudadana para la paz”; así mismo, el conversatorio denominado. “Conversación sobre la tarea de construir la Verdad, la Convivencia y la No repetición. Un asunto de la Comisión y la sociedad”; de igual manera, se plantearon inquietudes sobre la “Movilización social para la paz: retos y oportunidades”.

Otros aspectos que allí se trataron fueron: “Retos y oportunidades del diálogo gobierno-ELN”; “La verdad como bien público-el rol de la sociedad civil”; así mismo: “Retos de la paz territorial-instrumentos para la participación territorial”; concluyendo el evento con las agendas propuestas de movilización territorial, tanto en la construcción de agendas de movilización e implementación como de movilización y campaña electoral.

A propósito hemos dejado para el cierre dos temas de mucho interés, por cierto muy oportunos, relacionados con la coyuntura política actual, ad portas de las elecciones del próximo 11 de marzo de 2018, de Congresistas (Senadores, Cámara alta y Representantes, Cámara baja), incluida las consultas en las que se escogerán candidatos presidenciales, tanto por la derecha como por la izquierda (del Centro Democrático, la primera, entre Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y Alejandro Ordoñez, y la segunda, de los Movimientos Progresista, Gustavo Petro y de Fuerza Ciudadana, Carlos Caicedo), y las del 27 de mayo de primera vuelta presidencial, y en caso de no superar ninguno de los candidatos el umbral exigido, de la mitad más uno de los votos válidos, el 17 de junio la segunda vuelta.

Tanto la campaña: “No bote el voto”, como la alerta presentada por la Misión de Observación Electoral, MOE, nos sirven como orientadores de cuanto se pudiere lograr en las elecciones de marzo, mayo, y de ser necesario junio, en sentido positivo en cuanto al debate electoral que sea lo más transparente posible, eligiendo, por parte de la comunidad bien informada, a quienes de verdad asuman compromisos serios con la implementación de los “Acuerdos de Paz”, por un lado, y por el otro, evitar tantas trampas con las que muchas curules terminan o terminaban en manos de quienes no las habían ganado, como las recientemente devueltas al Partido Mira.

Como bien reza el adagio popular: “guerra avisada no mata soldado”, las alertas de la MOE, si se toman en serio y se aplican los correctivos adecuados por las autoridades y la sociedad civil hace lo propio en cuanto a, no solo, mantener los “ojos abiertos y los oídos despiertos” sino también el de hacerse partícipes en cuantas veedurías a bien pudieren integrarse y llamarle la atención a quienes deben asumir las respectivas acciones, investigaciones y correctivos necesarios para, finalmente, sentar el precedente serio de que Colombia por fin es una verdadera democracia participativa, encauzada hacia el sendero de la verdadera paz.

Edición 577 – Semana del 23 de Febrero al 1º de Marzo de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus