Antioquia votó
por la continuidad, pero dio sorpresas

 
Aunque la tendencia mayoritaria de los antioqueños fue en favor del continuismo, también hubo sectores del electorado que sorprendieron aportando a la diversificación política del nuevo congreso, lo que sin duda será en favor de la democracia.
 
Leyder Perdomo
 
Asesor Corporación Viva la Ciudadanía – Regional Antioquia
 
 

La jornada electoral del 11 de marzo para elegir al Congreso de la República, tuvo una importancia excepcional por varias razones: Porque fue la primera después del acuerdo entre el Gobierno colombiano y las Farc – EP, porque incrementó el número de votantes y porque sus resultados devinieron en una pluralidad de partidos y movimientos políticos, difícil de encontrar en la historia colombiana.

Y es que los partidos y movimientos políticos alternativos sumaron un total de 21 senadores y senadoras y de 16 Representantes a la Cámara. Esos resultados se debieron en buena medida al comportamiento mayoritario de los electores en algunos territorios del país1.

No obstante esa situación excepcional, en la mayoría del país la opción electoral vencedora fue en favor de los partidos Conservador y Liberal, históricamente tradicionales, así como de los Partidos Centro Democrático, Cambio Radical y el Partido de la U, que devinieron de la reconfiguración de los dos primeros. Así, 5 departamentos optaron mayoritariamente por Cambio Radical, 5 por el Partido de la U, 6 por el Partido Liberal, 6 por el Partido Conservador y 9 por el Centro Democrático.

Antioquia, siendo uno de los departamentos con mayor capacidad electoral del país, fue también uno de los mayores aportantes en el respaldo a la continuidad de los sectores tradicionales de la política y sus partidos. Así, de los 2.113.865 votos depositados en ese departamento, el 63%, es decir 1.331.194, fueron para los partidos tradicionales o sus sucesores. No obstante, también hubo algunas sorpresas en el respaldo a algunos candidatos de los partidos alternativos.

Lo de siempre: Los ganadores entre los partidos tradicionales

Entre los electores antioqueños, el respaldo mayoritario fue para Álvaro Uribe Vélez y su partido, el Centro Democrático, principales opositores a los acuerdos de paz con las Farc – EP. Ese partido político obtuvo la elección de 4 senadores de origen antioqueño, con un total de 591.332 votos; así como la elección de 7 de los 17 Representantes a la Cámara por ese departamento, con un total de 556.496 votos.

También los partidos Liberal y Conservador fueron ganadores en las pasadas elecciones. Por el primero, fue el principal vencedor Iván Darío Agudelo Zapata, del “Grupo de la Universidad de Medellín”, que saltó de la Cámara de Representantes al Senado y logró que obtuvieran curul Julián Peinado Ramírez y Jhon Jairo Roldán, dos de sus fórmulas a la Cámara baja del Congreso. Por el Partido Conservador, el principal beneficiario de los resultados electorales fue Carlos Andrés Trujillo, del llamado “Grupo de Itaguí”, que aspiró al Senado por primera vez y obtuvo una curul, así como que dos de sus fórmulas a la Cámara de Representantes lograran los votos suficientes, siendo elegidos Nicolás Echeverry y Nidia Marcela Osorio.

Otros ganadores fueron Julián Bedoya, del Partido Liberal, quien saltó de la Cámara al Senado y logró una curul de la Cámara de Representantes para Juan Diego Echavarría Sánchez y Germán Hoyos del Partido de la U, quien se mantuvo en el Senado y a la Cámara llegó su fórmula, Mónica María Raigoza Morales.

El respaldo a la continuidad de parte de los electores antioqueños se evidenció en que tampoco castigaron a la mayoría de los candidatos señalados de cometer prácticas ilícitas o de encarnar las aspiraciones de políticos condenados por cometer delitos.

Ese fue el caso de Esteban Quintero, Representante electo a la Cámara de Representantes por el Centro Democrático, hijo de Rubén Darío Quintero, político condenado por parapolítica en el 2010 y en nombre de quien aquel ocupara la curul. Así mismo fue elegido José Ignacio Mesa Betancur a la Cámara de Representantes, candidato del partido Cambio Radical que heredó el poder político de su padre, Jorge Mesa, presuntamente vinculado con la Oficina de Enviado, en los tiempos de Pablo Escobar y en el tránsito de esa organización criminal hacia el mando de alias Don Berna.

Además, de entre los ganadores que se mencionaron, sobre Julián Bedoya pesan acusaciones de haber incurrido en presuntos constreñimientos a los funcionarios de los municipios de Caucasia y La Estrella para  que votaran en su favor, así como de que sostiene relaciones con grupos armados ilegales en el Bajo Cauca antioqueño.

Las sorpresas

Entre el electorado antioqueño también hubo algunas sorpresas que fueron en contravía de las elecciones mayoritarias. La primera fue la derrota de Olga Lucía Suárez Mira, candidata por el Partido Conservador, perteneciente al “Suarizmo” del municipio de Bello, grupo político señalado de incurrir en conductas ilícitas y de tener vínculos con grupos paramilitares; también fueron derrotados Sofía Gaviria, del Partido Liberal, perteneciente a la poderosa familia Gaviria, a la que también pertenecen Aníbal Gaviria y el asesinado Guillermo Gaviria; así mismo fue derrotado José Obdulio Gaviria, reconocido escudero de Álvaro Uribe Vélez en el Centro Democrático.

La segunda sorpresa que dio el electorado antioqueño se correspondió con la elección como senadores de dos integrantes del Partido Verde, fue el caso de Iván Marulanda Vélez y Juan Luis Castro Córdoba. Así mismo, fue sorpresiva la elección para la Cámara de Representantes de León Fredy Muñoz Lopera, integrante  del mismo partido que ha forjado su carrera política enfrentando al “Suarizmo” en el municipio de Bello; así como de Jorge Alberto Gómez Gallego, fórmula de Jorge Robledo en Antioquia, que de la Asamblea Departamental pasa a la Cámara de Representantes por primera vez.

De esta manera, aunque la tendencia mayoritaria de los antioqueños fue en favor del continuismo, también hubo sectores del electorado que sorprendieron aportando a la diversificación política del nuevo congreso, lo que sin duda será en favor de la democracia.

1 Para la elección del Senado de la República, el departamento de Boyacá, ciudades capitales como Bogotá y Bucaramanga e intermedias como Buenaventura, Tumaco e Ipiales jugaron un rol definitivo en la diversificación política del Congreso. En la elección de la Cámara de Representantes, los departamentos de Boyacá y Casanare fueron determinantes en la elección y asignación de curules para integrantes de los partidos alternativos, así como Bogotá mantuvo esa tendencia y algunos municipios más pequeños Orito, Puerto Leguízamo (Putumayo) y La Argentina (Huila), Teorama, San Calixto y Hacarí (Norte de Santander), Olaya Herrera (Nariño), Santa Rosa de Cabal (Risaralda) y La Uribe (Meta).

Edición 580 – Semana del 16 al 22 de Marzo de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus