Antioquia es amiga de la política tradicional, pero a “los alternativos” no les fue tan mal

 

El panorama parece de derrota para los partidos, activistas y militantes de las opciones democráticas de centro-izquierda y de izquierda en el departamento. Sin embargo, el análisis de los resultados en la competencia por el Senado arroja varios elementos para afirmar que a “los alternativos” no les fue tan mal.

 
Leyder Humberto Perdomo Ramírez
 
Corporación Viva la Ciudadanía – Regional Antioquia. Integrante SEPA
 
 

Sin duda, la mayoría del electorado en el departamento de Antioquia es amigo de la política tradicional y de los políticos tradicionales. Una vista al top 5 de los partidos más votados para el Senado de la República en las pasadas elecciones, muestran al Centro Democrático como una fuerza avasallante en Antioquia, a los partidos Liberal, Conservador, y de la U, que se mantienen en el segundo lote de competidores y a una tímida Alianza Verde que se ubica en el quinto lugar.

A ello se suma que entre los cinco partidos más votados no están los partidos de izquierda, el Polo Democrático Alternativo, la coalición Lista de la Decencia y las Fuerzas Alternativas Revolucionarias del Común, que respectivamente se ubican en el séptimo, décimo y décimo cuarto lugar.

El panorama parece de derrota para los partidos, activistas y militantes de las opciones democráticas de centro-izquierda y de izquierda en el departamento. Sin embargo, el análisis de los resultados en la competencia por el Senado arroja varios elementos para afirmar que a “los alternativos” no les fue tan mal.

En primer lugar, el Partido Alianza Verde logró que dos de sus candidatos de origen antioqueño se hicieran a una curul en el Senado, Iván Marulanda Vélez y Juan Luis Castro Córdoba resultaron elegidos.

En segundo lugar, a diferencia de los votos para los tradicionales, el voto de los electores de los partidos alternativos no fue un voto regionalista, sino que tuvo un carácter nacional:

Así, entre el Partido Alianza Verde, Antanas Mockus obtuvo 37.988 votos en el departamento, la lista de ese partido otros 24.613 y Angélica Lozano 10.996 más, los dos candidatos de origen bogotano y juntos por encima de los dos Senadores antioqueños que resultaron elegidos por ese partido.

Por el Polo Democrático Alternativo la cosa fue parecida, Jorge Enrique Robledo Castillo obtuvo 50.958 votos, secundado por Víctor Correa Vélez, Representante a la Cámara por Antioquia que quiso saltar al Senado y alcanzó 7.789 votos, seguido de cerca por Iván Cepeda Castro, Senador bogotano que obtuvo 7.530.

En la Coalición Lista de La Decencia, el primer lugar en Antioquia fue para el Listado total, con 6.802 votos, seguido de Gustavo Bolívar, con 4.856 votos y Aida Abella con 3.063, apenas en el cuarto lugar de esa coalición se ubicó Olmedo López, dirigente sindical antioqueño que alcanzó 1.852 votos.

De esa manera se encuentra que entre los candidatos de origen antioqueño más votados al interior de los partidos y movimientos alternativos, solo se encuentran Luis Iván Marulanda, Juan Luis Castro, Víctor Correa Vélez y Olmedo López, que juntos suman 26.037 votos, apenas el 10.3% del total que obtuvo la centro-izquierda y la izquierda en Antioquia. En suma, los electores de esos movimientos y partidos políticos prefirieron los candidatos con representatividad nacional.

A la idea de que a “los alternativos” no les fue tan mal en Antioquia, se suma que sus votos no fueron pocos. Si se juntan los resultados del Partido Alianza Verde, el Polo Democrático Alternativo, La Coalición Lista de La Decencia y la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, esas fuerzas políticas suman un total de 251.048 votos, cantidad nada despreciable, que ubicaría a estos partidos y movimientos en el tercer lugar de las fuerzas políticas del departamento, muy cerca del Partido Conservador y por encima del Partido Liberal y el Partido de la U.

Esas cuentas resultan esperanzadoras para las aspiraciones de poder de los sectores alternativos de la política en el departamento, sin embargo existen dos escollos nada fáciles de superar para esa aspiración.

Por un lado, es necesario que el Partido Alianza Verde, el Polo Democrático Alternativo, La Coalición Lista de La Decencia y la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común superen la timidez e impulsen de manera decidida la conformación de cuadros políticos con una representatividad social amplia, en la que las ciudadanas y los ciudadanos antioqueños se sientan recogidos. Ello además les permitiría lograr mejores resultados en la Cámara de Representantes, en la que “los alternativos” apenas alcanzaron 2 de las 17 curules en disputa.

Por otro lado, superando la tara histórica que han cargado la centro-izquierda y la izquierda política en Colombia, es necesario que esos partidos y movimientos políticos tiendan puentes de unidad programática y electoral para próximas ocasiones, por ejemplo, que desde ya gesten alianzas para las elecciones locales del 2019.

De lo contrario, deberán resignarse a continuar siendo la eterna oposición.

Edición 584 – Semana del 20 al 26 de Abril de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus