¿Qué plantean los programas de los candidatos presidenciales en materia de seguridad?

 

Con el fin de identificar las propuestas que con respecto al tema de la seguridad ciudadana hacen las seis candidaturas presidenciales, se consultaron las páginas web de las campañas. No obstante, debe advertirse que los niveles de elaboración son muy desiguales, dado que mientras algunas campañas como las de Germán Vargas Lleras o Humberto de la Calle tienen diagnósticos y acciones muy detalladas, otras lo incluyen más como un aspecto de su programa general.

 
Max Yuri Gil Ramírez
 
Sociólogo
 
 

Uno de los temas centrales de debate en la opinión pública tiene que ver con los graves problemas de seguridad que se han venido presentando en zonas rurales como Chocó, Nariño, Catatumbo, Urabá y en los últimos días incluso en zonas urbanas como el occidente de Medellín. En unos casos corresponde a la acción de grupos neoparamilitares que mantienen su accionar violento desde hace ya varios años, en otros, los responsables son los grupos disidentes del Acuerdo de Paz con las Farc, hay problemas de enfrentamientos entre grupos guerrilleros como el ELN y una organización difícil de definir como es el reducto del EPL que actúa en Catatumbo, o como pasa en Medellín, el resultado de reorganizaciones del mundo criminal, protagonizados por grupos delincuenciales que llevan varias décadas haciendo presencia en los barrios de la capital antioqueña. Todo ello en medio de una gran incapacidad o desinterés institucional por resolver estas graves problemáticas.

Con el fin de identificar las propuestas que con respecto al tema de la seguridad ciudadana hacen las seis candidaturas presidenciales, se consultaron las páginas web de las campañas. No obstante, debe advertirse que los niveles de elaboración son muy desiguales, dado que mientras algunas campañas como las de Germán Vargas Lleras o Humberto de la Calle tienen diagnósticos y acciones muy detalladas, otras lo incluyen más como un aspecto de su programa general, es el caso de Gustavo Petro y Sergio fajardo, y otros identifican acciones generales como Iván Duque y Viviane Morales.

La propuesta de Iván Duque del partido Centro Democrático (Propuestas seguridad) en materia de seguridad consta de 18 iniciativas, que abarcan desde acciones de lucha contra el narcotráfico, fortalecimiento cuantitativo y cualitativo de las Fuerzas Armadas y de Policía, modernización de la rama judicial, promoción de mecanismos alternativos de solución de conflictos, hasta lucha contra la impunidad.

Germán Vargas Lleras (Propuestas mejor seguridad) hace un minucioso diagnóstico de la situación de seguridad y construye su propuesta en torno a 4 ejes: Judicialización efectiva y reducción de la impunidad; fortalecimiento de la Policía Nacional; regionalización y fortalecimiento de la seguridad ciudadana y, estrategia integral contra delitos de alto impacto.

Sergio Fajardo, de la Coalición Colombia (Coalición Colombia) agrupa sus propuestas en el ítem 10 de su programa de gobierno, identificando acciones como micro gestión de la seguridad para luchar contra el crimen organizado, priorización de la seguridad rural, iniciativas en materia de seguridad urbana, lucha contra la actividad extractiva criminal, cultura ciudadana de la legalidad, fortalecimiento de comandos conjuntos de seguridad y defensa, y seguridad fronteriza.

Humberto de la Calle (Seguridad) parte de un diagnóstico actualizado de las principales problemáticas y plantea 11 iniciativas en materia de seguridad, haciendo énfasis en temas como la importancia de la prevención frente al delito, el desarme ciudadano, un plan integral de seguridad en el post conflicto, mecanismos de diálogo para los conflictos sociales, lucha contra el narcotráfico y el homicidio, seguridad en las ciudades y reforma carcelaria.

Por su parte, Gustavo Petro de Colombia Humana (Programa), agrupa sus propuestas de seguridad en el apartado Justicia autónoma, independiente y libre de presiones, y específicamente hace propuestas en torno a garantías para la movilización y protesta social, justicia y seguridad para vivir sin miedo y con libertad, paz con justicia, y militares y policía para una era de paz.

Finalmente, Viviane Morales (Propuestas seguridad), agrupa sus propuestas en torno a dos ejes: seguridad ciudadana y seguridad nacional, que de conjunto buscan el fortalecimiento de la fuerza pública para la lucha contra grupos armados y para disminuir los principales delitos, su modernización y rebajar las condiciones para la judicialización de las personas.

A continuación, se identifican algunos elementos bien sea problemáticos o destacables del conjunto de propuestas elaboradas por las seis candidaturas a la presidencia.

En primer lugar, a pesar de los reparos públicos de algunas campañas sobre el Acuerdo de paz suscrito por el Estado colombiano con la guerrilla de las Farc, es evidente que el conflicto político armado es un tema que ya no está en el centro de las preocupaciones en materia de seguridad y de alguna manera, constituye un indicador del éxito de este proceso de paz. No obstante, si se puede señalar como un tema preocupante, que ninguna de las campañas incluye en sus programas el mantenimiento del proceso de negociación con ELN y esto constituye un factor de incertidumbre sobre el futuro de la Mesa de Negociaciones establecida con esta agrupación insurgente.

En la mayoría de los programas se incluye la preocupación por las nuevas dinámicas y reconfiguraciones de las violencias, principalmente en materia de seguridad rural, asociada a fenómenos como el narcotráfico, la minería ilegal, y la persistencia de agrupaciones criminales, así como problemas de seguridad en las ciudades, microtráfico, homicidio, hurtos y extorsión, entre otros. En esta materia, mientras las campañas de Iván Duque y Viviane Morales optan por una estrategia que privilegia el combate frontal a estas estructuras, las demás campañas combinan el combate con iniciativas de sometimiento a la justicia.

En relación con el narcotráfico, las propuestas de Iván Duque, Germán Vargas Lleras y Viviane Morales se apartan de lo establecido en el Acuerdo de paz, ya que desconocen las iniciativas que buscan reducir las hectáreas sembradas mediante el impulso de políticas de sustitución voluntaria de cultivos, y así mismo, tratar el problema de los adictos como un asunto de salud pública, más que como un problema penal. Estas tres campañas proponen acciones como incremento de la erradicación forzosa, fumigaciones, incremento de las penas para el porte de drogas y un endurecimiento general de la acción penal para asuntos como el porte, consumo, y microtráfico. A diferencia de estas, las propuestas de los candidatos Sergio Fajardo, Humberto de la Calle y Gustavo Petro plantean una combinación de acciones, que van desde el fortalecimiento de los programadas de erradicación voluntaria, la prevención del consumo, medidas blandas para consumidores y penas más duras para las acciones de las grandes estructuras criminales.

En materia de seguridad en las ciudades, hay una coincidencia sobre la importancia de luchar contra delitos de gran impacto, principalmente homicidios, hurtos, microtráfico y extorsiones. Sin embargo, hay diferencias sobre las estrategias para enfrentarlos, tal vez las propuestas más duras en la materia las plantea Vargas Lleras, quien basa toda su acción en iniciativas como reducir la edad de imputabilidad penal de 14 a 12 años, penas más extensas para la reincidencia, y una política de encarcelamiento más expedita para diferentes delitos. Fajardo plantea que los principales problemas están relacionados con problemas de contravenciones y convivencia ciudadana y no hay una alusión específica al asunto de las grandes estructuras criminales urbanas, mientras Humberto de la Calle prioriza acciones de prevención del delito, promoción de la convivencia y planes de desarme ciudadano.

Si bien es cierto todos los programas hablan de fortalecimiento de las fuerzas armadas y de policía, tanto en número como en capacidad operativa y tecnológica, las propuestas de Duque, Vargas Lleras y Morales no incluyen como un componente fundamental la formación y respeto por los derechos humanos, lo que si hacen explícito las campañas de Petro y De la Calle. Este es un tema esencial, dado el largo historial de graves violaciones de derechos humanos que ostenta la fuerza pública colombiana, y que se hizo visible con los casi 5.000 casos de ejecuciones extrajudiciales cometidos por integrantes de la fuerza pública en los últimos años. Preocupan igualmente iniciativas de fortalecimiento de los fueros y capacidad de defensa de integrantes de las fuerzas armadas acusados de violaciones de derechos humanos promovidos por las campañas de Duque y Vargas Lleras, y que cuando el candidato Duque de manera explícita propone acciones de lucha contra la impunidad por crímenes de lesa humanidad, solo lo hace con respecto a integrantes de las Farc, y no lo extiende a otros responsables de estos graves delitos.

Preocupan igualmente las iniciativas de vinculación de civiles a labores de inteligencia y de lucha contra el delito a través de redes de informantes, redes de apoyo, frentes de seguridad urbana y ciudadanas planteados por Duque y Vargas. Es importante hacer seguimiento a estas iniciativas, pues ha sido a través de acciones como estas que se han generado fenómenos de paramilitarismo en el pasado reciente del país, ejemplo de lo cual fue el nefasto experimento de las Convivir en la década de los 90 del siglo pasado, y máxime, cuando el año pasado el Congreso de la República elevó a norma constitucional la prohibición expresa de que el Estado colombiano promueva grupos paramilitares.

Finalmente, creo que se deben destacar las propuestas de las campañas de Fajardo, De la Calle y Petro de hacer una conexión de sus programas con el cumplimiento del Acuerdo de Paz, y con asuntos específicos de los mecanismos del Sistema Integral de Verdad, Justicia y Reparación (Petro) y la importancia de la protección a líderes sociales (De la Calle). De diferentes maneras, estas campañas incorporan lo acordado con las Farc como un componente importante de sus programas de gobierno y demuestran coherencia con honrar lo suscrito por el Estado colombiano.

Aunque este no es un ejercicio exhaustivo de las propuestas de los seis candidatos en materia de seguridad, busca más, dar una mirada general sobre las mismas y sobre algunos asuntos que deben ser objeto de observación especial. Este es un tema central en la construcción de una sociedad democrática y será una labor fundamental para la sociedad civil hacer un seguimiento a lo que haga en este campo el futuro presidente o presidenta de nuestro país.

Edición 585 – Semana del 27 de abril al 3 de mayo de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus