Personas LGBT en los
programas de gobierno presidenciales

 

O profundizamos la garantía de derechos o echamos para atrás avances significativos logrados para beneficio de la comunidad LGBT colombiana. En estas elecciones presidenciales 2018, los candidatos han tenido pocas oportunidades de dialogar sobre el tema de derechos para la población LGBTI.

 
Wilson Castañeda Castro
 
Director Corporación Caribe Afirmativo
 
 

La población de personas LGBT han sido una históricamente vulnerables en muchas regiones del país. Siendo discriminadas por su orientación sexual y víctimas de violencia por prejuicio de género. Aún así, han logrado realizar un proceso de resiliencia e incidencia para la garantía de sus derechos. A lo largo de los años han luchado en Colombia para obtener la igualdad real. Además, han sido actores claves en los procesos de construcción de paz.

En estas elecciones presidenciales 2018, los candidatos han tenido pocas oportunidades de dialogar sobre el tema de derechos para la población LGBTI. Tanto en los debates televisivos, redes sociales, como radiales y en la plaza pública, no han faltado las preguntas, tanto de las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans como del resto de la sociedad sobre su compromiso con las agendas de diversidad sexual e identidad de género; en dos órdenes. 1 ¿Como mantendrán los derechos ganados, como el matrimonio y la adopción?, y 2 ¿Como avanzar en temas necesarios en el país como espacios laborales para las personas trans y reducir los escenarios de estigma y discriminación?

Por ejemplo, en el primer debate presidencial realizado en el marco de estas elecciones por Tele Antioquia, se les preguntó a los candidatos sobre qué pensaban del matrimonio igualitario –pregunta fuera de contexto ya que este es un derecho constitucional obtenido en Colombia desde hace dos años– a lo que todos contestaron afirmativamente, con excepción del candidato Iván Duque (Centro Democrático).

Colombia en los últimos años avanzó de manera significativa en la protección y garantía de derechos para las personas LGBT. Pese a eso –sobre todo en algunas regiones– aún existe desconocimiento en materia de derechos humanos que indica que no puede existir retroceso y que el reconocimiento de garantías de vida a un grupo históricamente negado, lejos de echarse para atrás tiene que seguirse concretando hasta que la igualdad sea un imperativo en el país.

Los cinco candidatos que hoy se disputan llegar a la Casa de Nariño, son figuras públicas que han tenido en otros cargos públicos apuestas por garantizar los derechos de las personas LGBT; por ejemplo Petro y Fajardo siendo gobernantes locales avanzaron en consolidar líneas de base y políticas públicas para las personas LGBT; Vargas en su paso por el Ministerio del Interior, dio inicio al trabajo que desembocó en días recientes en la Política Pública nacional para la diversidad sexual y las identidades de género; De La Calle acompañó en el acuerdo de paz, la inclusión de las personas LGBT y el posterior reconocimiento a su participación como sector social clave para reconciliar al país; y el candidato Duque, en su paso por el Congreso, felicitó la aprobación del matrimonio en EEUU y el día de No a la Homofobia en 2016, envió un mensaje de solidaridad con la agenda LGBT.

Sin embargo, son los Programas de Gobierno, los documentos públicos que cada campaña radica en la Registraduría que serán –en el caso del candidato ganador– un texto vinculante que debe ser plasmado en el Plan de Desarrollo en el tiempo de su mandato. Por ello, más allá de sus expresiones en la plaza pública, veamos que indica cada candidato y qué, en el caso del elegido, será su carta de navegación a partir del 7 de agosto:

Por ejemplo, el gobierno del presidente Santos, en 2010 incluyó en su programa de Gobierno la política Pública Nacional LGBT, que fue materia de trabajo durante sus ocho años de mandato y que al salir del gobierno la deja aprobada para que el nuevo gobierno la reglamente y aplique. De la misma manera muchos gobernantes locales que por presión y exigencia de la sociedad civil, han puesto en sus Programas de gobierno, acciones para reducir la violencia, la homofobia y la transfobia, han materializado dichos compromisos con acciones afirmativas, políticas públicas o decisiones ejecutivas que tienen como propósito reducir los niveles de prejuicio que se mantienen en nuestra sociedad debido a la orientación sexual, la diversidad y expresión de género.

Esperamos entonces que el electorado, reconociendo que es función de la Presidencia de la República velar por el bienestar de su ciudadanía, revise en los respectivos Programas de Gobierno los compromisos de su candidato y la consecuencia que tienen estos con sus requerimientos personas y colectivos y que los candidatos cumplan a cabalidad con la tarea de profundizar el Estado Social de Derecho, para que la igualdad sea cotidiana en Colombia y la diversidad sea sinónimo de riqueza e integración de todos los sectores poblacionales del país.

Edición 589 – Semana del 25 al 31 de mayo de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus