Trabajo es lo que hay en materia educativa para el nuevo periodo presidencial

 

Se requiere un paquete de reformas y cambios normativos en el sistema para lograr hacer de la educación un bien público. Con este panorama se avecinan grandes retos y desafíos para este nuevo periodo, y considero que la tarea es de todos los sectores, hay que empezar a trazar rutas de trabajo conjuntamente.

 
Diana Vanessa Cabrera Martínez
 
Asesora Estrategia de Educación Ciudadana – Corporación Viva la Ciudadanía
 
 

Ya tenemos mandatario para los próximos 4 años en Colombia con una cifra del 53,98% Iván Duque, se proclamó como el nuevo presidente. lo que se traduce a un nuevo esquema gobierno para este nuevo periodo, razón por lo cual es importante empezar a trazar las rutas de trabajo para llenar de contenidos la nueva agenda política. Y la educación es un tema que si necesita de cambios y transformaciones en el sistema.

Para comenzar quiero manifestar varias preocupaciones en materia educativa la primera de ellas se relaciona con la fase de alistamiento que está en tránsito es decir la elección del nuevo ministro o ministra junto con los equipos institucionales del Ministerio de Educación sin duda es una tarea compleja pensar en un perfil idóneo para esta cartera. En este sentido es importante hacer un llamado al presidente que un factor determinante que ayude a construir una política de estado en educación es tener un representante con trayectoria en materia educativa, que tenga una visión de la educación como un elemento de transformación; que cuente con conocimientos técnicos, con capacidad de reconocer la dinámica educativa en los ámbitos; locales y territoriales y que le apueste a cambiar el actual sistema en su conjunto.

El segundo asunto se deriva de los planes nacionales y políticas públicas que se relacionan con el Acuerdo de Paz y me refiero a dos puntuales: El primero el Plan Especial de Educación Rural (PEER) que hace parte del punto 1 de Reforma Rural Integral, con el que se cuenta a la fecha con un borrador y que no ha sido implementado en su conjunto ¿Qué va a pasar con este plan Nacional?  pese a que carece de voluntad política, y no está financiado es un insumo potente que permite cerrar las brechas en materia rural. Otro plan que está en vigencia y que ya hay adelantos en términos de ejecución es el Plan de Formación para la Ciudadanía en donde dan luces de los elementos que debe contener una política educativa para la paz estos dos planes tienen en común que son focalizados el primero en las 16 subregiones de los PDET, y el segundo en 88 colegios del país; y vuelve el interrogante ¿Qué va a pasar con lo abonado? los fortalecemos, los robustecemos en términos de contenidos, actores, rutas y los priorizamos dentro de la agenda educativa para que se ejecuten en donde se disponga de capacidad técnica, operativa y financiera o los dejamos como un saludo a la bandera y volvemos empezar.

El tercero asunto más que a tono de preocupación es una invitación al nuevo Congreso de la Republica que se posesiona el próximo 20 de julio, con caras renovadas a ponerse la camiseta por la educación, desde varias organizaciones estamos impulsando a retomar la iniciativa de la conformación de una bancada multipartidista, queremos ubicar en el espectro del debate público la educación; como lo hemos reiterado en anteriores publicaciones el sistema educativo colombiano  carece de la estructura necesaria para que los niveles y subsistemas entren en diálogo fluido y comprometido. ya que están fragmentados y desarticulados. Por lo que se requiere un paquete de reformas y cambios normativos en el sistema para lograr hacer de la educación un bien público. Con este panorama se avecinan grandes retos y desafíos para este nuevo periodo, y considero que la tarea es de todos los sectores, hay que empezar a trazar rutas de trabajo conjuntamente.

1. Se hace necesaria una revisión completa del sistema de financiación de la educación pública por parte de expertos en el área que propongan modelos de financiación que garanticen la ampliación del derecho y la sostenibilidad financiera en el mediano y largo plazo. Esto exige una revisión del Sistema General de Participación.

2. Construir un Sistema Nacional de Educación, que incluya desde la primera infancia hasta la educación superior y que garantice el acceso universal a todos los niveles y la articulación, interrelación y complementación de sus actores, a través de un marco normativo unificado y un adecuado diseño institucional. Se propone estudiar como alternativa la posibilidad de una Ley Estatutaria, que unifique todas las normas sobre educación y garantice el derecho a la educación en todos los niveles y a todos los ciudadanos.

3. Reconocer y desarrollar la categoría de derecho fundamental de la educación en Colombia, con acceso universal, enfoque regional y que contribuya a las grandes transformaciones que requiere nuestra sociedad, que cuenta la autonomía y la diversidad étnica, cultural y social de cada uno de los departamentos, municipios, distritos y regiones del país, que promueva la descentralización de la educación, tanto rural como urbana, garantizando la transferencia de recursos suficientes para calidad.1

4. Para alcanzar una educación inclusiva, equitativa y de calidad debe reformularse la política de formación permanente de docentes, que asegure en los educadores la consolidación de las competencias a ser trabajadas con los estudiantes. También es indispensable articular de diversas formas los diferentes niveles y modalidades de educación.

5. Retomar la propuesta de la conformación del pacto por la educación, en donde se incluya a todos los sectores de la sociedad, que permita consolidar propuestas de políticas públicas en materia educativa con el acumulado de instrumentos, insumos, y acciones que han desarrollado los diferentes sectores.

6. Avanzar en la consolidación de modelos educativos flexibles, de acuerdo con las dinámicas territoriales y poblacionales, para los ciclos educativos por lo cual se debe tener en cuenta los avances e instrumentos que han realizado las diferentes formas organizativas presentes en los territorios.

7. Frente a la institucionalidad desarrollar un esquema de seguimiento y monitoreo en el ámbito local y territorial que permita hacer control ciudadano a los planes educativos con indicadores de seguimiento, activar y poner en funcionamiento las Juntas municipales de educación para esta labor.

1 Propuestas en educación y ciencia para el próximo plan nacional de desarrollo 2019 – 2023.

Edición 593 – Semana del 22 al 28 de junio de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus