La verdad en juego

 

Diferentes organizaciones sociales, defensoras de Derechos Humanos y de víctimas, han manifestado en varias ocasiones su respaldo y apoyo a la CEV como instancia que cumplirá un papel fundamental para el esclarecimiento de la verdad, cimentar las bases para la convivencia, la reconciliación, la no repetición y para el fortalecimiento de la democracia colombiana.

 
Leidy Buitrago
 
Corporación Viva la Ciudadanía, Regional Antioquia
 
 

La elección de Iván Duque como nuevo presidente de Colombia plantea grandes retos en aspectos trascendentales para el país, entre los que se encuentran la implementación del Acuerdo de Paz y la protección y garantía de los Derechos Humanos, por nombrar algunos de ellos. Su bancada, el Centro Democrático, mayor opositor frente al desarrollo de estos temas, ha manifestado la inconformidad con varios de los puntos acordados, muestra de ello son los cambios incluidos en la Ley procedimental de la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP aprobada por el Senado el pasado miércoles, que poco o nada favorece a las víctimas y en cambio abre las puertas a la impunidad.

La oposición ejercida por este partido político al Acuerdo de Paz es una muestra de lo que puede ser la implementación de lo aprobado hasta el momento por el Congreso y que ha sido respaldado por la Corte Constitucional. La propuesta de Duque de reformar el Acuerdo pone en grave riesgo lo alcanzado, en mayor medida el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de no repetición –SIVJR que buscan satisfacer los derechos de las víctimas a través de mecanismos judiciales y extrajudiciales.

Este Sistema ha sido desacreditado y, en gran parte, estigmatizado por las fuerzas políticas de oposición, hasta el punto de poner en tela de juicio la labor de las y los magistrados y comisionados elegidos tanto para la JEP como para la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición – CEV respectivamente. La amenaza de hacer trizas el Acuerdo de Paz está más latente que nunca, de ahí la necesidad de resaltar la importancia que tiene cada una de estas instancias y mecanismos para cerrar este ciclo de violencias, hacer tránsito a un país en paz que repara y protege los derechos de las víctimas, pero también de la sociedad en general.

Este panorama nos pone en lógica de defender, legitimar y respaldar política y socialmente el trabajo de estas instancias que, de manera articulada con la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, conforman el Sistema Integral que dará cierre al conflicto armado con las Farc que por más de cincuenta años ha vivido el país.

Diferentes organizaciones sociales, defensoras de Derechos Humanos y de víctimas, han manifestado en varias ocasiones su respaldo y apoyo a la CEV como instancia que cumplirá un papel fundamental para el esclarecimiento de la verdad, cimentar las bases para la convivencia, la reconciliación, la no repetición y para el fortalecimiento de la democracia colombiana.

La defensa de la verdad como un bien público, entendida ésta como un proceso de construcción social necesaria para comprender y apropiarnos de lo que hemos vivido como sociedad, es la bandera, que, en tiempos difíciles, debemos levantar y defender como sociedad civil.

Instancias internacionales como la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la ONU1, entre otros, han reconocido la verdad como un derecho necesario para resarcir a las víctimas que se han ocasionado en contextos de graves violaciones a los DDHH y al DIH, pero también como elemento esencial para la democracia. En Colombia han sido las mismas víctimas quienes vienen reclamando el derecho a la verdad como forma de reparar el daño ocasionado y de prevenir que no se repitan hechos de esta índole, estas luchas por fin se ven reconocidas y materializadas en la CEV, y es por esto que, bajo el contexto político actual, se hace urgente liderar diferentes estrategias que conlleven a que se dé, de manera oportuna, el funcionamiento y cumplimiento de los mandatos de la CEV.

La necesidad de que esta instancia funcione es respaldada cada vez más por un gran número de organizaciones de diferentes sectores, entre las que se encuentran organizaciones campesinas, indígenas, sindicalistas, académicas, que ven en esta la oportunidad de participar activamente en la construcción de esa verdad que tanto necesitan las víctimas y el país, para la construcción de la paz. Cada vez más personas y organizaciones ven la importancia de la verdad como un proceso de comprensión de lo ocurrido para facilitar el cierre de la guerra en Colombia, por eso en diferentes escenarios como el taller convocado por la Mesa por la verdad y organizaciones sociales de Antioquia2 el pasado mes de junio, en Medellín, se llegó al acuerdo de seguir respaldando y acompañando la labor de la CEV de manera articulada, sumando esfuerzos para propiciar espacios de discusión y pedagogía sobre esta instancia.

Al trabajo que ya se venía adelantando en materia de construcción de propuestas  para el funcionamiento de la CEV se deberá sumar una amplia movilización social en clave de generar acciones que protejan y visibilicen la importancia que tienen esta instancia para la sociedad, con el fin de impedir que se dilate su funcionamiento y operatividad por voluntades políticas, poco interesadas quizás, en que se conozca y esclarezca lo que ha ocurrido en el país en el marco del conflicto armado, como ya se ha manifestado en otras ocasiones por los opositores.

Es oportuno reiterar el llamado a favorecer la implementación el Acuerdo de paz y su respectiva implementación, en especial el trabajo que realizará la CEV y a reconocer en la verdad un bien público para cada ciudadano y ciudadana de este país.

1 www.cidh.org

2 Instituto Popular de Capacitación – IPC, Corporación Región, Viva la Ciudadanía, Conciudadanía, Escuela Nacional Sindical – ENS, Centro de Fe y Culturas, Corporación Jurídica Libertad, Ruta Pacífica de las Mujeres, MOVICE, Reiniciar UP, Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana) Memorias en diálogo.

Edición 594 – Semana del 29 de junio al 5 de julio de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus