Por la paz y la reconciliación:
el arte y la cultura

 

Es un secreto a voces que la inequidad, la exclusión, la falta de oportunidad, son las vías más rápidas que conllevan a la violencia y delincuencia, por esto ahora y siempre, pero sobre todo en un contexto de posconflicto, los sectores rurales y urbanos del país deben apostarle al arte y la cultura.

 
María Angélica Hernández Guzmán
 
Asesora Estrategia de comunicación pública y movilización social de la Corporación Viva la Ciudadanía, Magíster en Comunicación, Cultura y Ciudadanías Digitales
 
 

La cultura del perdón y la reconciliación, como conjunto de prácticas, plantean una relación entre miembros de grupos sociales, potenciando el respeto, la diferencia, la empatía, la restauración, el cuidado como valores de un nuevo ejemplo ético, político y cultural.

En Colombia, fortalecer la atención y reparación a las víctimas a través de planes de reparación colectiva, se pactó durante el proceso de Paz y una labor inmediata es reconstruir el tejido social, cultural y económico de las poblaciones afectadas por el conflicto armado. Ahí han sido fundamental, el arte y la cultura. Basta con resaltar el proceso, por ejemplo, de las mujeres tejedoras de Mampuján que han permitido plasmar su dolor a través de la creatividad.

Es un secreto a voces que la inequidad, la exclusión, la falta de oportunidad, son las vías más rápidas que conllevan a la violencia y delincuencia, por esto ahora y siempre, pero sobre todo en un contexto de posconflicto, los sectores rurales y urbanos del país deben apostarle al arte y la cultura porque como actividad contribuyen a superar los traumas que deja la violencia y reconstruir el camino para reparar, sanar heridas, tejer nuevos hilos, nuevas historias.

La cultura y el arte en Colombia deberían incorporarse a nuestras vidas, nuestras agendas, con el mismo ímpetu como cuando defendemos los Derechos Humanos, el medio ambiente, la equidad de género, y tantas y tantas exigencias que tenemos por ahí porque fomentan la sensibilidad, la convivencia, la interacción entre unos y otros, la unión para encontrar nuevas formas de existir, de vivir, de mirar el presente para tratar de dejar atrás el pasado con su violencia de una forma creativa.

Creería que vamos por un buen camino. En Bogotá se está realizando desde el 2 al 5 de agosto, la Cumbre Nacional de Arte y Cultura por la Paz, la Reconciliación y la Convivencia, allí encontraremos experiencias culturales de artistas con diversos talentos, de gente que padeció la guerra cruda de este país y que ahora se destacan a través de diferentes procesos de reconciliación. Uno de los principales objetivos de la Cumbre es promover la cultura para difundir prácticas de inclusión y reconciliación como estrategias para el fortalecimiento en Colombia.

Más de 100 invitados, entre líderes sociales y culturales, contribuirán con sus propuestas a reconstruir tejido social, 20 experiencias nacionales, 15 distritales y 3 internacionales se presentarán en la Cumbre. Patricia Ariza, su directora, recientemente dijo: “Este país necesita cambiar la cultura de guerra por la cultura de Paz”.

La Fundación para la Reconciliación considera literalmente que es posible promover cambios culturales partiendo del quehacer cotidiano, promoviendo reflexiones, y ejercicios prácticos que inviten a superar la parálisis que genera la violencia en las víctimas y los victimarios, transformando las narrativas, los imaginarios, y actitudes que han sido naturalizadas históricamente. Y en esto el papel del arte y la cultura es clave. De nuevo reitero que vamos por un buen camino.

En http://corporacioncolombianadeteatro.com/ podrán consultar la completa programación de estos 4 días de Cumbre. Como dijo el músico César López, exponente artístico de este evento: ¡Qué viva la Cumbre!, yo digo: ¡Qué viva el arte y la cultura en Colombia!

Edición 599 – Semana del 3 al 9 de agosto de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus