¿Quién nos va a controlar?

 

El contralor debe ser elegido por el Congreso de la República en pleno –por mayoría absoluta– en el primer mes de sus sesiones para un periodo igual al del presidente de la República, de lista de elegibles conformada por convocatoria pública con base en lo dispuesto en el artículo 126 de la Constitución y no podrá ser reelegido ni continuar en ejercicio de sus funciones al vencimiento de este.

 
Álvaro Ortiz Ramos
 
Editor Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Este lunes festivo el Congreso de la República tendrá la misión de escoger al nuevo contralor general, una decisión trascendental que –sin lugar a dudas– dejará ver el talante de este “nuevo congreso” y su apuesta por los intereses políticos con el gobierno del presidente Iván Duque. La del contralor, que reemplazará a Edgardo Maya Villazón, es una elección como para alquilar balcón.

Para adentrarnos en el tema y entender y conocer sobre las características de este órgano de control, desglosemos las siguientes preguntas: ¿qué es?, ¿qué hace?, ¿sirve? ...y otras dudas que nos vayan apareciendo.

Algo de su historia

Reposan en los anales de la historia que la Contraloría General de la Republica –mediante la Ley 142 por allá en 1923, bajo el gobierno del conservador Pedro Nel Ospina– se creó ante la necesidad de “reorganizar” las finanzas públicas del Estado colombiano, entre ellas la creación del Banco de la República.

Con esa “reorganización”, y creación de la CGR –antes llamada Departamento de Contraloría– se eliminaron la Corte de Cuentas, la Dirección General de Contabilidad, la Oficina Nacional de Estadística y la Oficina Central de Ordenaciones del Ministerio del Tesoro, entre otras y cuya dirección estuvo a cargo de Eugenio Andrade, primer contralor de la historia.

¿Qué es la CGR – Contraloría General de la República?

Es el máximo órgano de control fiscal del Estado cuya misión es la de procurar el buen uso de los recursos y bienes públicos y contribuir a la modernización del Estado, mediante acciones de mejoramiento continuo en las distintas entidades públicas.

La Constitución Política de 1991, en su artículo 267, establece que: “El control fiscal es una función pública que ejercerá la Contraloría General de la República, la cual vigila la gestión fiscal de la administración y de los particulares o entidades que manejan fondos o bienes de la Nación”1.

Señala también la Carta Política: “Dicho control se ejercerá en forma posterior y selectiva conforme a los procedimientos, sistemas y principios que establezca la ley. Esta podrá, sin embargo, autorizar que, en casos especiales, la vigilancia se realice por empresas privadas colombianas escogidas por concurso público de méritos, y contratadas previo concepto del Consejo de Estado”.

Es decir que el ente fiscalizador es responsable de vigilar la gestión fiscal del Estado, incluyendo el ejercicio del control financiero, la gestión y los resultados, fundados en la eficiencia, la economía, la equidad y la valoración de los costos ambientales.

Determina también la Constitución que en casos excepcionales –previstos por la ley– el ente de control fiscal podrá ejercer las investigaciones posteriores sobre cuentas de cualquier entidad territorial.

Igualmente, la CGR tiene a su cargo establecer la responsabilidad fiscal de los servidores públicos y de los particulares que causen, ya sea por acción u omisión y en forma dolosa o culposa, un daño al patrimonio del Estado, para lo cual está dotada de las herramientas necesarias para imponer las sanciones pecuniarias que correspondan, así como otras acciones derivadas del ejercicio de la vigilancia fiscal.

Otra de las tareas o responsabilidades de este ente del Estado –en ejercicio de la denominada jurisdicción coactiva– tiene que ver con el resarcimiento del patrimonio público. Esto quiere decir que intenta recuperar los recursos y bienes públicos que han sido objeto de deterioro como resultado de una mala administración o que han sido apropiados en forma indebida por funcionarios públicos o particulares.

A su vez, la Auditoría General de la República2 es la entidad encargada de ejercer el control fiscal sobre la gestión de la Contraloría General de la República y de las contralorías territoriales.

Así pues, la Contraloría es una entidad de carácter técnico con autonomía administrativa y presupuestal, que no tendrá funciones administrativas distintas de las permanentes a su propia organización.

Sobre el jefe del ente de control fiscal

Señala la ley que...

- El contralor debe ser elegido por el Congreso de la República en pleno –por mayoría absoluta– en el primer mes de sus sesiones para un periodo igual al del presidente de la República, de lista de elegibles conformada por convocatoria pública con base en lo dispuesto en el artículo 126 de la Constitución y no podrá ser reelegido ni continuar en ejercicio de sus funciones al vencimiento de este.

- Solo el Congreso puede admitir la renuncia que presente el contralor y proveer las faltas absolutas y temporales del cargo.

- Para ser elegido contralor se requiere ser colombiano de nacimiento y en ejercicio de la ciudadanía; tener más de 35 años; tener título universitario; o haber sido profesor universitario durante un tiempo no menor de 5 años; y acreditar las calidades adicionales que exija la ley.

- No podrá ser elegido contralor quien sea o haya sido miembro del Congreso u ocupado cargo público alguno del orden nacional, salvo la docencia, en el año inmediatamente anterior a la elección. Tampoco podrá ser elegido quien haya sido condenado a pena de prisión por delitos comunes.

- En ningún caso podrán intervenir en la postulación o elección del contralor personas que se hallen dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad y primero civil o legal respecto de los candidatos.

Contralor 2018 – 2022

Como lo habíamos enunciado al comienzo de este artículo, el próximo lunes será elegido el nuevo contralor general de los candidatos que fueron seleccionados por la Universidad Industrial de Santander (UIS) que se encargó de analizar las 109 hojas de vida –tras llegar a un convenio con el Congreso de la República– de personas interesadas en ocupar el cargo de Contralor.

De estos 109 aspirantes, fueron seleccionados los 10 mejor calificados y que superaron el filtro de la comisión accidental de Senado y Cámara. Durante cinco horas, los aspirantes a jefe del ente de control fiscal expusieron sus propuestas, y respondieron las preguntas que les formularon los parlamentarios.

Existen muchas prevenciones sobre esta elección –que muchos catalogan de atípica– como quiera que tanto en los gobiernos de Álvaro Uribe como el de Juan Manuel Santos, este organismo de control hacía parte de lo que en su momento denominaron “repartija burocrática”. Un verdadero zafarrancho entre los partidos políticos de la coalición de gobierno.

En esta ocasión, por lo menos hasta este momento, algo “novedoso” sucedió en esta elección. Nos referimos al hecho de que el presidente electo Iván Duque no tiene públicamente ningún candidato y hasta el momento no le ha hecho el consabido “guiño” a ninguno de los 10 aspirantes finalistas. Este hecho –repetimos– novedoso desencadenó en que todos los partidos políticos salieran a la disputa de la Contraloría.

Acción de nulidad

A 2 días de que concluya este proceso de elección del nuevo contralor, organizaciones de la sociedad civil presentaron ante el Consejo de Estado una acción de nulidad contra la resolución que dio apertura al proceso de selección del Contralor General de la República para el período 2018 – 2022.

En la demanda, instaurada por la Comisión Colombiana de Juristas y la Corporación Viva la Ciudadanía, se alega que la resolución mediante la cual se convocó, el 19 de julio, fue expedida con infracción de las normas en que debería fundarse pues la ley 1904 de 2018, qué fija el procedimiento para la escogencia, establece que deben pasar al menos 10 días entre el momento en que se publica la convocatoria y la fecha en la que se realiza la inscripción de los candidatos. (Descargue aquí la acción de nulidad)

No obstante, la Mesa Directiva del Congreso de la República sólo concedió 3 días, no hábiles, antes de la inscripción. Con esta situación sin duda se afectaron gravemente los principios de publicidad, transparencia y participación de la ciudadanía que fueron establecidos en la ley 1904 como rectores del proceso de escogencia.

La demanda se presentó el día 6 de agosto y está en manos del Consejo de Estado admitirla, así como resolver la solicitud de suspensión provisional de la resolución y proceso de escogencia mientras se resuelve la misma.

Así las cosas, depende del Consejo de Estado para que esta elección –la del próximo lunes en el Congreso– cumpla con toda la transparencia necesaria para que quien ocupe el cargo de Contralor, sea escogido por su hoja de vida impoluta y no por las conveniencias políticas del gobierno... ¿Será mucho pedir?

En el entretanto, el avispero político está bastante inquieto. Sin duda alguna en este primer pulso de fuerzas políticas se podrá medir el “ímpetu” de las coaliciones y su lineamiento o no, con el gobierno del presidente Duque.

Al cierre de esta edición, los rumores dicen que la mayoría del Congreso votará por Carlos Felipe Córdoba, ex auditor General de la República, para que ocupe el cargo de contralor general de la república.

Será pues un largo fin de semana –con puente incluido– de espera para algo que ya parece “cocinado” –aunque, bien lo decía alguien, estamos en Colombia y aquí en política cualquier cosa puede pasar– y sabremos si Córdoba, el gran favorito para ganar la elección de contralor, es finalmente el elegido.

Amanecerá y veremos...

Edición 601 – Semana del 17 al 23 de agosto de 2018

2 A partir de la Constitución de 1991, la Auditoría General de la República comenzó un proceso de independencia presupuestal frente a la CGR, con el artículo 274, que se hizo efectivo con la sentencia de la Corte Constitucional 1339 de 2000.

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus