Más fácil entrara un camello por el ojo de una aguja, que un corrupto entre al reino de los cielos

 

Para entender la lógica corrupta inherente al ser, debemos también tener algo de claridad sobre la avaricia de acumular y acumular riqueza, a costa inclusive de trasgredir el derecho a la vida. Como el “pez más grande se devora al chico”.

 
Jhon Jairo Salinas
 
Consejo Departamental de Paz Quindío – Redepaz
 
 

Cuando hablamos de corrupción la ligamos al comportamiento y a las conductas del ser como sujeto político, como conducta que se desliga de la ética moral, y que está asociada al gen psicológico del lado del mal, donde siglos tras siglos el hombre –tal vez por principio instintivo de sobrevivir en la naturaleza humana– se ve compelido a trasgredir la utopía de la honradez y la honestidad.

“La deshonestidad, por ejemplo, es el manejo doloso de los recursos públicos o privados y del engaño para obtener algún beneficio por caminos irregulares e ilícitos…son desviaciones “del deber ser”, y son producto del egoísmo, la ambición y no tener consciencia del daño que ocasionan las conductas tramposas, es el “me interesa el hoy para mí y no me importa ni el mañana, ni las demás personas”…es el antónimo de las relaciones sociales basadas en la transparencia, lo equitativo, lo justo y en especial, la honestidad”… (Oscar Bravo).

Dice Aristóteles que es claro que todos tendemos a la felicidad, que aparece como algo perfecto y suficiente ya que es el fin de los actos. Pero, sin embargo, prosigue, no es tan claro qué sea la felicidad. Obrar conforme a la propia naturaleza parece ser el camino más corto y más efectivo para lograr una vida feliz, y siendo el hombre de naturaleza racional le corresponde obrar conforme a la razón, que, por la prudencia, elije el término medio conveniente para la acción, y esto es la virtud. Pero el hombre es también un ser social y quien no puede vivir en sociedad o es una bestia o es un dios, dice el filósofo. Tal es el caso del corrupto que, creyéndose un dios, es en realidad una bestia. Su pobreza consiste, como apunta Séneca, no en tener poco sino en querer tener cada vez más.

Para entender la lógica corrupta inherente al ser, debemos también tener algo de claridad sobre la avaricia de acumular y acumular riqueza, a costa inclusive de trasgredir el derecho a la vida. Como el “pez más grande se devora al chico”. “Pero la realidad es otra, muy diferente a esta. En economía el pez grande no se come al chico, sino que lo emplea, le da trabajo, y al mismo tiempo hace bajar el precio del producto que vende, beneficiando a miles de compradores” ...

En economía política no hay Estado que funcione sin las leyes del mercado, porque ese mercado se convierte en mercancía, y esa mercancía se vuelve dinero. Nos hacemos la siguiente pregunta ¿Cuánta tierra se repartió en 50 años, en dimensiones que son improductivas?; ¿cuánto se exoneró de impuestos a muchos, por ser pobres?; ¿cuánto de malsano se registra en programas sociales que jamás beneficiaron a los más necesitados?

Todo acto de corrupción que se haga desde la esfera del Estado obviamente va en contravía de la plena realización efectiva de los Derechos Humanos, cuando el hombre asume la política, no como una ciencia social, que debe estar al servicio de la comunidad, por el contrario asume la política como un negocio rufianesco, esto hace que una sociedad vaya al abismo, de no solo la pobreza fiscal, sino también a una pobreza y mentalidad pordiosera complaciente con su verdugo que elige como su eterno salvador de todos su males. La corrupción es matar, robar, intimidar, mentir; pero desafortunadamente hace parte del paisaje del sanedrín de la mal llamada Democracia.

Cuando un funcionario PÚBLICO se roba el dinero de las arcas públicas, estará condenado a hundirse en el estiércol del diablo, y, es el mismo que jura a respetar la constitución y las leyes, socavadas por la avaricia acumuladora de riqueza de los malditos que dicen ser fieles a la constitución, ¡Si, la Constitución de un estado miserable de cosas ¡

Este 26 de agosto, 2018 en la Consulta anticorrupción salgamos a votar en contra de las hierbas pútridas, que se roban literalmente la plata de los trabajadores explotados de Colombia.

¡¡Mas fácil entrara un camello, por el ojo de una aguja, que un corrupto entre al reino de los cielos¡¡

Edición 602 – Semana del 24 al 30 de agosto de 2018
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus