La huella del tigre

 

La historia allí descrita es la de una generación que creyó posible llegar al poder por la vía de las armas. Craso error que se pagó con la muerte violenta de nuestros más paradigmáticos compañeros, quienes cayeron en medio del fuego absurdo, desatado por irreales raciocinios que perdieron su vigencia al ser confrontados por la concreta y cruda situación.

 
Alonso Ojeda Awad
 
Exembajador de Colombia
 
 

En el emblemático auditorio “Camilo Torres Restrepo” de la Facultad de Derecho y Ciencias políticas de la Universidad Nacional de Colombia, tuve el honor inmenso de presentar mi libro “La Huella del Tigre”, el pasado martes 10 de marzo. Este es un texto que me llevó dos años escribirlo y donde recojo las vivencias más intensas de mi vida, desde que vi por primera vez la luz del sol en mi pueblo natal, Ocaña, Norte de Santander, luego mi paso por la Universidad Nacional de Colombia y mi encuentro con el capellán y maestro Camilo Torres Restrepo, en la capilla de la Universidad, que cambió para siempre mi vida, hasta el día de hoy.

La historia allí descrita es la de una generación que creyó posible llegar al poder por la vía de las armas. Craso error que se pagó con la muerte violenta de nuestros más paradigmáticos compañeros, quienes cayeron en medio del fuego absurdo, desatado por irreales raciocinios que perdieron su vigencia al ser confrontados por la concreta y cruda situación.

El caso más doloroso fue el del sacerdote Camilo Torres Restrepo. Llevado a un combate absurdo, con todas las posibilidades de morir. Allí ocurrió la tragedia que lloramos y sentirán las generaciones venideras. Porque, si existía alguien que fuera capaz de unir a nuestra sociedad y conducirla a la realización de un nuevo proyecto ético, solidario, democrático y de justicia social, era Camilo. Muerto él en esas dramáticas condiciones el manto de luto que nos cubrió para siempre llevó irremediablemente a extraviar todos los caminos, sin encontrar la justa salida que siguen reclamando nuestros sueños y esperanzas.

Los otros puntos de interés histórico son tratados en forma clara por el escritor y periodista Ramón Jimeno Santoyo, como por ejemplo cuando dice en el prólogo del libro “…Tantos detalles que narra el Tigre hacen relevante esta memoria que hace justicia en muchos puntos. Por ejemplo, la guerrilla colombiana siempre tuvo en su contra el desconocimiento colectivo sobre sus orígenes, sus objetivos, y por supuesto, sobre sus crisis y posterior descomposición…”

“…La comunicación la abandonó, lo cual facilitó que el Estado posicionara a los rebeldes como una minoría enceguecida y marginal, sin trascendencia urbana. Este tipo de memorias corrigen esa distorsión y muestran los valores, los ideales y los sueños de quienes empuñaron las armas por el cambio social…” Del Prólogo de Ramón Jimeno titulado: “El tigre en el papel”.

El libro “La huella del tigre. Reflexiones de Alonso Ojeda Awad” que presentamos, está dividido en dos partes fundamentales. La primera corresponde al proceso testimonial de mi vida; la segunda, a las columnas centrales de mi actividad periodística en los últimos años, dedicadas a compañeros, ya ausentes de nuestras vidas, como Camilo Torres Restrepo, Bernardo Jaramillo, Jaime Bateman, Gerardo Rivas, Jaime Garzón, Carlos Pizarro LeónGómez, Rodrigo Lara Bonilla, Cesar González y Galo Burbano. A personajes de mi vida como mi padre, Pedro Julio Ojeda, a Gabriel García Márquez y Fidel Castro Ruz. A dirigentes vivos como Horacio Serpa Uribe, el padre Francisco de Roux, su Santidad el Papa Francisco y Rafael Pardo, entre otros.

En el marco de la presentación del libro realizamos una Mesa Redonda con la participación de Myriam Bautista, periodista de “El Tiempo” quien ofició como moderadora. Panelistas: Ramón Jimeno, Prólogo del libro, Alexander Emilio Madrigal, Compilador y editor y Alonso Ojeda Awad, Autor.

Edición 673 – Semana del 14 al 20 de marzo de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus