Coronavirus, las prioridades
del gobierno: ¿La bolsa o la vida?

 

Hay un criterio médico esencial en las epidemias que es el de “factor de riesgo”, siendo la pobreza el mayor de ellos. El caso del coronavirus no es la excepción. El comportamiento de los poderosos no es el más ejemplar: hasta hace poco, clubes de golf en las afueras de Bogotá seguían funcionando y algunas playas de la costa sureste de los Estados Unidos continúan de fiesta.

 
Víctor de Currea-Lugo
 
MD, PhD. Profesor Universidad Nacional de Colombia – Tomado de http://victordecurrealugo.com
 
 

Las políticas del gobierno de Colombia siguen siendo infames, esa es la palabra. La primera medida del gobierno contra el Coronavirus fue destinar 17 billones para los bancos1. Al resto de colombianos nos encomendó a la Virgen de Chiquinquirá.

Luego, mediante la resolución 0803 del Ministerio de Trabajo se prioriza estudiar las peticiones de despidos masivos (“suspensión temporal de actividades hasta por 120 días”, dice el documento del 19 de marzo). No solo hay una desprotección absoluta a los trabajadores informales, sino que el gobierno aprueba facilitar medidas para que trabajadores con contrato pasen al desempleo, precisamente cuando más necesitan los recursos. La norma debería ser clara: prohibir ya todo tipo de despidos.

La excanciller Noemí Sanín, propuso enviar colombianos ‘aún enfermos’ a La Guajira, que los colombianos del exterior lleguen al aeropuerto militar de Riohacha. El alcalde de Popayán llegó del extranjero, asistió a la reunión de alcaldes y gobernadores, hizo reuniones con autoridades locales, con el sistema de emergencia de su ciudad, y dio positivo en el test.

La vicepresidenta Martha Lucia Ramírez, dijo: “la regularidad de las operaciones del país es el mejor antídoto para poder preservar el trabajo de los colombianos que es nuestra prioridad”. La ministra del Interior dijo: “No se pueden cerrar las ciudades y menos donde no ha llegado el virus”. Moraleja: Los políticos no son inmunes ni a la enfermedad, ni a proponer tonterías.

El gobernador de Quindío decretó un día de oración, pero nada hace pensar que eso sirva (con perdón de los creyentes). El profeta Noé, no se quedó sentado esperando a que llegara el diluvio, sino que fabricó un arca. Moraleja: el arca de ahora es nuestra casa.

Por el contrario, Claudia López apuesta por algo más cercano a lo que proponen los surcoreanos: MEDIDAS INMEDIATAS Y RADICALES. El ejercicio de este fin de semana (yo no lo llamo simulacro) puede echarse a perder por completo si cometemos el error de salir el martes en masa a las calles, como si fuera el final de una broma. Yo recomendaría extender de manera indefinida la medida.

El reporte dado por Claudia López a las 7 pm, del 20 de marzo, evaluando el avance del simulacro, informó sobre avances en el ingreso de alimentos a la ciudad, hubo mejorías en el flujo de información telefónica en las líneas de emergencia, disminuyó de manera importante la movilidad de personas, informó de la atención a habitantes de calle, trabajadoras sexuales e inmigrantes, entre otros. Hubo entrega de varios miles de raciones a la población y se atendieron hasta emergencias veterinarias.

El ejercicio mostró la necesidad de fortalecer el autocuidado de las personas que hacen domicilios, y la necesidad de que las personas de la tercera edad tengan más redes de apoyo. La red de vecinos mostró su importancia. Pero a pesar de esas razones para el optimismo, los reportes del personal de salud son altamente preocupantes por la falta de recursos, y eso que la pandemia no nos ha golpeado sino mínimamente. Estamos aprendiendo.

La Central Unitaria de Trabajadores se sumó contestando al gobierno con propuestas proteccionistas2. Yo dudo mucho que un gobierno que se ha mostrado partidario de los gremios, como lo ha hecho en la reforma tributaria y en sus posturas ante el paro nacional, sea ahora diferente.

Hay que reconocer unos buenos ejemplos del empresariado. Me informan que Rappi repartirá comidas gratis a 500.000 médicos; ingenios azucareros del Valle, Cauca y Risaralda, donan 41.000 litros de alcohol para hospitales y cárceles; Fábrica de Licores de Antioquia prepara 146 toneladas de alcohol para hospitales, centros de salud y ancianatos; algo similar preparan las fábrica de licores de Cundinamarca y Boyacá; Argos dona $10.000 millones para dotación completa de 100 camas hospitalarias y equipos médicos; Verdi dedica el 80% de su taller (mochilas y tapetes) a hacer tapabocas.

Pero los empresarios, en general, no entienden la dinámica social. Señores burgueses: cuando pase esto, no va a haber quien compre todos sus productos ni a los precios que ustedes quieran; algunos de ustedes sobrevivirán, pero sus negocios dependen de que haya un mercado de compradores, así que piensen de manera estratégica. Si sufren por la enfermedad, recuerden que varios gremios colombianos pidieron posponer las medidas de cierre, no lo olviden.

A nivel mundial, la crisis sigue empeorando. España superó los 1.000 muertos por el coronavirus y 20.000 enfermos, sin que todavía haya llegado al pico de la pandemia, a fecha del 20 de marzo3. Brasil anunció que prevé el colapso de su sistema de salud en abril4. Italia registró 627 muertes en solo un día y suma ya 4.000 fallecidos. Alemania con 22.267 casos ha tenido 68 muertos; Italia con 47.021 casos ya tiene 4.032 muertos ¿saben qué hace la diferencia? Tomarse esto EN SERIO.

Pero la solidaridad mundial de las personas no se ve reflejada en las instituciones. A pesar de varios llamados, Estados Unidos mantiene sus medidas económicas contra Cuba, Irán es un gran foco en parte debido a las medidas en su contra (que Pakistán pidió remover5 ), y el Fondo Monetario Internacional rechazó otorgar un préstamo a Venezuela. En otra lógica, Cuba ha enviado médicos a varios de países para ayudar, y China donó medio millón de máscaras, vestidos, gafas y equipos de detección a Europa6. Y aquí el uribismo insiste que hay que hablar es con Juan Guaidó (!).

El gobierno de Serbia tenía la razón cuando dijo que en este momento de crisis no se podía confiar en la ayuda europea, que en este momento el único que los puede ayudar es China. Trump, el que habló de la enfermedad como el “virus chino” parece que no podrá siquiera garantizar el suministro de tapabocas sin ayuda de China.

Hay un criterio médico esencial en las epidemias que es el de “factor de riesgo”, siendo la pobreza el mayor de ellos. El caso del coronavirus no es la excepción. El comportamiento de los poderosos no es el más ejemplar: hasta hace poco, clubes de golf en las afueras de Bogotá seguían funcionando y algunas playas de la costa sureste de los Estados Unidos continúan de fiesta.

Hay países como India donde la noción de la “burbuja personal”, la distancia persona a persona, no existe culturalmente, con lo cual son más vulnerables. En los barrios más pobres de Bangladesh el hacinamiento es la norma. Pero es también cierto es que el presidente de uno de los bancos más importantes de Portugal ya murió por coronavirus7 , así que hay factores de riesgo, pero no personas inmunes. Hoy el dinero no compra la salud.

Lo que nos puede salvar es el campo, de allí vendrá la comida. No piensen más en las importaciones de alimentos que no vamos a poder garantizar en el mismo nivel, tanto por el aumento del dólar como por las medidas sanitarias que se deben imponer. Ese campo abandonado, donde asesinan el liderazgo social y al que dejamos llenar de cultivos de coca por una pésima política rural, podría ser nuestra esperanza.

Los debates de fondo van desde la solidaridad humana, el modelo capitalista de producción, las consecuencias del mercado (Descargue aquí el libro “Salud y Neoliberalismo”), el Estado social de derecho, las armas biológicas, el derecho a la salud (Descargue aquí el libro “La salud como derecho humano”), el cambio climático y el mismo destino de la humanidad. Es un momento para la reflexión.

Hablar de esto no es oportunismo. Que no nos callen con el cuento de que hay una pandemia, por una sola razón: si el ser humano no se piensa ahora ¿entonces cuándo?

Edición 674 – Semana del 21 al 27 de marzo de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus