Sexto aniversario del
fallecimiento de Gabriel García Márquez

 

Seis años han pasado desde el fallecimiento del escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez, ganador del premio Nobel de Literatura en 1982 y considerado como el padre del “realismo mágico” y quien es considerado uno de los más grandes escritores de toda la historia. Su novela Cien Años de Soledad fue traducida a 47 idiomas.

 
Alcibíades Núñez
 
Docente universitario, contador público, Magister en gerencia financiera
 
 

Ayer viernes 17 de abril se cumplieron seis años del fallecimiento del –considero yo– escritor más grande que ha tenido el mundo de habla hispana: Gabriel Eligio García Márquez, quien falleció en Ciudad de México a la edad de 87 años, el jueves Santo 14 de abril de 2014, encarnaba al periodista, escritor, narrador de historia, caribeño, nacido en Aracataca Magdalena el 6 de marzo de 1927. Gabo sigue vivo en los corazones de millones de lectores que aún leemos sus obras literarias, gracias a que Gabito –precursor del realismo mágico– se movía como pez en el agua, en el género de la narrativa.

Hijo de Gabriel Eligio García y de Luisa Santiaga Márquez Iguarán, fue criado por sus abuelos maternos: Tranquilina Iguarán Cotes y el coronel Nicolás Márquez quienes fueron pieza clave en su vida, e influyeron mucho en varios de los personajes de sus obras.

Se casó en Barranquilla con la señora: Mercedes Barcha en marzo de 1958 en la iglesia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Tuvieron dos hijos Rodrigo nacido en Bogotá en 1959 quien se desempeña como cineasta y Gonzalo, nacido en México en 1962, hoy profesional del diseño gráfico.

Gabriel García Márquez fue uno de los grandes de la literatura universal y es comparado con otros grandes como Miguel de Cervantes Saavedra, Octavio Paz, Gabriela Mistral, Miguel Ángel Asturias, Juan Ramón Jiménez, Ernest Hemingway, José Saramago, Mario Vargas Llosa y Pablo Neruda, entre otros.

Entre las obras destacas de nuestro premio nobel tenemos: La Mala Hora, Los Funerales de la Mamá Grande, Cien Años de Soledad, Relato de un Náufrago, La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira, El Otoño del Patriarca, Crónica de una Muerte Anunciada, El Amor en los Tiempos del Cólera, El general en su Laberinto, Doce Cuentos Peregrinos, Del Amor y Otros Demonios, Vivir Para Contarla, Memoria de mis putas tristes y Yo no Vengo a decir un Discurso, entre otras.

Gabo a través de su pluma podía contar hechos reales e inverosímiles como la cotidianidad del gran Aureliano Buendía y su familia, en la que menciona el nombre de cada uno de sus integrantes; también narra –por ejemplo– las profecías que hacían los gitanos hacia su familia incluyendo la desaparición del clan. Con su obra, Cien Años de soledad, el cataquero consiguió en 1982 el premio Nobel de Literatura, máximo galardón que puede obtener un escritor. Igualmente, en “El Amor en los Tiempos del Cólera” narra el mal genio y las dificultades de los amores contrariados de Florentino Ariza y Fermina Daza, donde plantea que “el amor no tiene horario, ni fecha en el calendario”, y donde Florentino enseña que el amor es posible a si haya que esperar 50 años, para obtener el amor de Fermina Daza, su amor eterno; también nos narra la trágica historia del general José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacio, desde Bogotá a través del Rio Magdalena, atravesando por varios pueblos rivereños hasta llegar a la quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta, donde muere el 17 de diciembre de 1830, en “El General en su Laberinto”; también nos cuenta las peripecias que tuvo que pasar un veterano de la guerra de los Mil días –gallero que criaba sus propios gallos de riña– quien no recibe pensión del gobierno y cuyo único sustento para él y su familia, eran las peleas en las fiestas patronales de enero en “El Coronel no tiene quien le escriba”; igualmente, de manera magistral, narra el crimen de Santiago Nasar por parte de los gemelos Pedro y Pablo Vicario, hermanos de Ángela Vicario, quien se casa con Bayardo San Román, quien la devuelve a sus padres porque no era virgen y queda al descubierto que el autor de tal ignominia fue Santiago Nasar y esta fue la razón del horrible crimen, en “Crónica de una Muerte Anunciada”; por ultimo, nos narra la historia de un viejo periodista de 90 años, quien se enamora de una joven prepago de 15 años en Barranquilla. Esta niña vende su cuerpo para sostener económicamente a su familia en la obra “Memoria de mis putas tristes”.

Por último, para concluir con este pequeño homenaje a nuestro Premio Nobel, destacamos algunas de sus frases celebres:

– “Dicen que yo he inventado el realismo mágico, pero solo soy el notario de la realidad. Incluso hay cosas reales que tengo que desechar porque sé que no se pueden creer”.

– “La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener”.

– “Es inútil que siga rezando. Hasta Dios se va de vacaciones en agosto”.

– “La música me ha gustado más que la literatura”.

– “La primera condición del realismo mágico, como su nombre lo indica, es que sea un hecho rigurosamente cierto que, sin embargo, parece fantástico”.

– “Hay que ser infiel, pero nunca desleal”.

– “Lo único que me duele de morir, es que no sea de amor”.

– “La calidad de la noticia se ha perdido por culpa de la competencia, la rapidez y la magnificación de la primicia. A veces se olvida que la mejor noticia no es la que se da primero, sino la que mejor se da”.

– “El primer síntoma de la vejez es que uno empieza a parecerse a su padre”.

– “Nunca me he cansado de decir que ‘Cien años de soledad’ no es más que un vallenato de trescientas cincuenta páginas”.

– “El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”.

– “Llevo conspirando por la paz en Colombia casi desde que nací”.

“El periodismo es una pasión insaciable que solo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad”.

– “La vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

– “La novela es como el matrimonio: se le puede ir arreglando todos los días… Y el cuento es como el amor: si no sirvió, no se puede arreglar”.

Edición 678 – Semana del 18 al 24 de abril de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus