Irresponsable decisión

 

Esperamos que los gobernantes del mundo tengan la sabiduría y la sensatez para orientar adecuadamente a sus pueblos y sus recursos en esta hora dramática que vive la humanidad. La avaricia del mercado no puede ser la bandera que oriente a los habitantes de la tierra.

 
Alonso Ojeda Awad
 
Exembajador de Colombia
 
 

Así catalogó la presidenta de la Cámara de los EE. UU. Nancy Pelosi la ilegal y ofensiva decisión del presidente Donald Trump, de suspender la ayuda de ese país para la Organización Mundial de la salud – OMS por discrepancias secundarias en el manejo inicial que dieron la propagación del Covid-19 a nivel mundial.

Se necesita ser una persona muy mezquina o ruin para actuar de esta manera desalmada contra una Institución de carácter mundial que nació cuando apenas se habían apagado los cañones de la Segunda Guerra Mundial, el 7 de abril de 1948, en Ginebra (Suiza) y que ha consolidado su presencia en los momentos más difíciles y sufridos de la Humanidad. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de las Naciones Unidas especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención a nivel mundial en la salud definida en su Constitución como un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente como la ausencia de afecciones o enfermedades”.

La Organización Mundial de la Salud está constituida por los 196 Estados miembros que gobiernan y dirigen magistralmente esta vasta organización, de múltiples esperanzas para nuestra agobiada humanidad. Por su excelente gestión al frente de endemias y pandemias de todo tipo, en todas partes del mundo, fue galardonada en el año 2009 con el premio Príncipe de Asturias, de Cooperación Internacional.

Ante las escalofriantes noticias diarias de como el Covid-19, va diezmando poblaciones en su tenebroso caminar y ante la baja respuesta al mismo en los Estados Unidos y ciudades como New York, Trump subestimó la gravedad de esta amenaza y no actuó con la rapidez y la contundencia esperada, a pesar de las claras advertencias de los funcionarios de salud de su administración.

La ciudadanía estadunidense y en especial sus órganos legislativos (Senado, Cámara de Representantes) y Judicial (Honorable Corte Suprema de Justicia), deben tomar atenta nota de este ilegal atropello y gestionar sus esfuerzos para que en estos momentos tan cruciales para la vida de la humanidad no vayan a faltar los urgentes recursos que requiere una “guerra especial” de tal magnitud.

La reacción mundial no se ha hecho esperar. La cuidadosa Cancillería Rusa consideró que la reacción de Trump es una “estrategia” para responsabilizar a otros actores por las fallas que él cometió, por su tardanza en actuar correctamente.

El multimillonario y filántropo Bill Gates, la llamó “peligrosa decisión” y respaldó a la Organización Mundial de la Salud (OMS), diciendo que era irremplazable a la hora de frenar el avance del Covid-19 en los países más pobres y vulnerables del mundo.

Esperamos que los gobernantes del mundo tengan la sabiduría y la sensatez para orientar adecuadamente a sus pueblos y sus recursos en esta hora dramática que vive la humanidad. La avaricia del mercado no puede ser la bandera que oriente a los habitantes de la tierra. Otros tienen que ser los derroteros vitales que impulsen a nuestras cansadas sociedades. La Justicia social, la Ética, el servicio fraternal, el cuidado a nuestra madre naturaleza, la generosidad, la solidaridad y la bondad son los nuevos e irremplazables faros que deben guiar todas nuestras acciones, de ahora en adelante.

Cumplámoslos con fe, esperanza y alegría.

Edición 679 – Semana del 25 de abril al 1º de mayo de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus