Retos y desafíos de la educación virtual en la Guajira

 

Con esta crisis mundial generada por la pandemia, en Colombia, la Guajira y en cada municipio guajiro, han salido a flote una serie de inconvenientes que develan el pésimo cubrimiento de las herramientas digitales para el desarrollo de nuestras labores y el aprendizaje de nuestros estudiantes.

 
Alcibíades Núñez Manjarrés
 
Docente universitario, contador público, Magister en gerencia financiera
 
 

Debido a la presencia del Covid-19 en todos los continentes, se ha multiplicado la pandemia del coronavirus –Colombia no es la excepción– y los gobernantes de los diferentes países acordaron que a partir del 24 de marzo el planeta estaría en cuarentena. Esta situación de crisis obligó a los empleados públicos y privados a implementar otra alternativa o un plan “B”, donde desde sus casas, a través de la estrategia llamada Teletrabajo, se vienen adelantando todas las labores que corresponden a sus cargos.

En el sector educativo, por ejemplo, están trabajando en esta modalidad directivos, administrativos y docentes de las instituciones educativas. Los docentes de la Institución Educativa Remedios Solano de Barrancas, al igual que ellos, realizamos nuestras funciones y actividades diarias en un computador con Internet a través de Wifi, además, utilizamos aplicaciones como Windows 2019, Microsoft Office, Internet Explorer, Google buscador, Google Drive, Hangouts, Zoom, Classroom, Gmail, Hotmail, YouTube, Facebook, Twitter, Instagram, y software entre otros. Los docentes de Básica primaria, Básica secundaria y media técnica del Remedios Solano, nos reunimos virtualmente cada 15 días con la Rectora Soraya Martínez, las coordinadoras académica Milena Molina y la de disciplina Erlime Puche, con el propósito de evaluar las actividades académicas virtuales y así conocer las fortalezas y debilidades e implementar estrategias de mejoramiento académico y disciplinario de la Institución.

No es nada fácil realizar estas funciones y actividades desde casa, pero hacemos nuestro mejor esfuerzo.

Otra debe ser la situación de muchos docentes e instituciones del país, debido a la gran brecha que existe entre las personas que tienen acceso a la información y los veinte millones de ciudadanos que no tienen acceso a ella en Colombia. Según el censo DANE 2018, los hogares a nivel nacional que tienen acceso a la telefonía celular son el 78% y en la Guajira el 56,5%; los hogares a nivel nacional que tienen acceso a computador portátil son el 28,80% y en la Guajira 8,40%; los hogares a nivel nacional con acceso a computador de escritorio son el 20,60% y en la Guajira el 5,30%; los hogares a nivel nacional que tienen acceso a Tablet, según el DANE, son el 10,90% y en la Guajira el 2,90%; los hogares a nivel nacional con acceso a Internet fijo son el 40,50% y en la Guajira el 8,10%: los hogares a nivel nacional que tienen acceso a Internet Móvil, suman el 29,20% y en la Guajira representa el 14,90%.

Los educadores estamos ocupados en planear, ejecutar y evaluar todas las actividades educativas de forma virtual, en ese propósito estamos utilizando el horario normal de clases de lunes a viernes, incluso hacemos llamamos a listas, consientes –eso sí– de que todos no van a estar conectados por las limitaciones en el uso de las TIC antes mencionadas, pero estamos trabajando los temas y contenidos programáticos de las diferentes asignaturas académicas establecidas por el Ministerio de Educación.

También utilizamos el chat, los audios, videos y teleconferencias para llegar a los estudiantes con ejemplos de cada tema socializado. Igualmente –como si estuviéramos en las aulas– les dejamos talleres sencillos para que los desarrollen en casa con sus familias.

Con esta crisis mundial generada por la pandemia, en Colombia, la Guajira y en cada municipio guajiro, han salido a flote una serie de inconvenientes que develan el pésimo cubrimiento de las herramientas digitales para el desarrollo de nuestras labores y el aprendizaje de nuestros estudiantes.

Necesitamos un servicio más eficiente y con mayor velocidad acorde con el siglo XXI. Ojalá que las compañías se actualicen y puedan mejorar el servicio que nos ofrecen actualmente, bien sea con internet satelital o con el cable submarino de fibra óptica. Como lo señalamos anteriormente, en la Guajira son múltiples los inconvenientes que se presentan y que impiden que muchos padres de familia y sus hijos puedan cumplir con las obligaciones que les exige el Ministerio de Educación y las secretarías departamentales y municipales de Educación.

Este es el gran reto que tienen los gobiernos nacional, departamental y municipal: buscar estrategias para que los hogares de estratos bajos –sobre todo en la Guajira– para que adquieran las herramientas tecnológicas que permitan avanzar con los compromisos educativos y de calidad para nuestra región.

Es necesario gestionar los servicios de Internet comunitario, Wifi, computadores de escritorio, portátiles, Tablet, celulares smartphone, software, plataformas educativas, bibliotecas virtuales, emisoras comunitarias, televisión educativa por cable gratis a través de donaciones del Ministerio de Educación y Computadores para Educar, con el fin de que tengamos una educación de calidad y así, entre todos, mejoremos el sector educativo en los niveles municipal, departamental, regional y nacional, para que ojalá, algún día no muy lejano, podamos decir que tenemos a Colombia “la más educada”.

Edición 681 – Semana del 9 al 15 de mayo de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus