“Alternancia” propuesta por Duque para volver a escuela presencial, no garantiza derechos a la vida, la salud ni a educación

 

El gobierno y las propuestas del BID, aparentemente “atractivas” para un retorno a clases presenciales, desconocen las condiciones actuales de la escuela en infraestructura, alimentación, dotación, jornada y hacinamiento escolar. No explican cómo superarían en tan corto lapso, el enorme rezago en la construcción y modernización de la mayoría de las 9.300 instituciones educativas que agrupan 43.000 sedes escolares.

 
Miguel Ángel Pardo Romero
 
Secretario de Asuntos Educativos, Pedagógicos y Científicos de FECODE
 
 

FECODE envió una carta a la Ministra de Educación, el 8 de mayo, en la cual le planteamos discutir y acordar los términos para declarar de una Emergencia Educativa y Pedagógica y, para el efecto, le propusimos once puntos. Pese a la urgencia, es la hora que la misiva no ha sido respondida. Entre tanto, el Gobierno Nacional, anunció el retorno a las clases presenciales en 60 días, sin tener en cuenta, las declaraciones de los profesionales de la salud y de la comunidad científica sobre la propagación del Covid-19, como tampoco, al sector educativo ni a los gobernantes de las entidades territoriales.

Entre el 16 y el 26 de mayo el porcentaje de contagiados aumentó en un 38% y de fallecidos un 28% en Colombia, cifras que parecen corroborar el estudio del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, el cual calcula que el punto crítico del contagio se podría presentar en la primera semana de agosto, precisamente en los días en que el Gobierno pretende retornar a la escuela presencial.

La ocupación de camas UCI para Covid-19, pasó de 34.3 a 40% en Bogotá entre el 16 y 26 de mayo. Los extensos departamentos de la Amazonia y la Orinoquía siguen indefensos para enfrentar la emergencia sanitaria, al igual que la mayoría de los 880 municipios que no registran aún contagio, en los cuales Duque propone retornar a la vida productiva. Tampoco tienen la forma de controlar la migración, o peor aún, en algunos de estos territorios, el movimiento de población está controlado por organizaciones al margen de la ley que aplican las normas sanitarias a conveniencia de los intereses que protegen.

El Gobierno Nacional y las propuestas del BID, aparentemente “atractivas” para un retorno a clases presenciales, no tienen como referencia lo expuesto, a la vez que, desconocen las condiciones actuales de la escuela en infraestructura, alimentación, dotación, jornada y hacinamiento escolar. No explican cómo superarían en tan corto lapso, el enorme rezago en la construcción y modernización de la mayoría de las 9.300 instituciones educativas que agrupan 43.000 sedes escolares.

El Ministerio de Educación Nacional – MEN. Tampoco asegura la dotación diaria que exigen las medidas de prevención, la cual, al fallar, así sea un solo día, podría convertirse literalmente en mortal. Por tal razón, recibimos con escozor y mucha preocupación la declaración de la Ministra de Educación, quien ya bautizó a los niños y niñas, como nuestros pequeños “súper héroes”, tal como el Gobierno de Duque denominó a los profesionales y trabajadores de la salud y de servicios generales, a la vez que los dejaba desprotegidos y abandonados en medio de la batalla contra la epidemia. Acudiendo al lenguaje de los tecnócratas, esa “apuesta” del Gobierno y del MEN, podría perderse y tener un desenlace fatal.

Tampoco miden las consecuencias en la salud mental de los niños, niñas y jóvenes derivado de las limitaciones propias del “aislamiento” físico dentro de los planteles educativos, las cargas económicas y psicosociales de las familias y la sobre carga laboral para los maestros y maestras que atenderían simultáneamente actividades escolares presenciales y no presenciales. No sobra resaltar que, en las primeras etapas del desarrollo corporal, los niños y niñas traducen la mayoría de los estímulos en tareas de movimiento como caminar, correr, saltar, trepar, lanzar, coger y sus respectivas combinaciones; estas son necesarias e importantes en la vida de ellos. En consecuencia, es sumamente difícil que permanezcan en estados de quietud o inmovilidad por tiempos prolongados.

En conclusión, FECODE reitera con firmeza: La modalidad no presencial de las actividades escolares, constituye la forma más eficaz para evitar la propagación del Covid-19. En virtud de lo cual, FECODE no acepta un reinicio de clases presenciales que ponga en riesgo la vida de todos los integrantes de la comunidad educativa. Tal como está anunciada y, muy poco sustentada, la propuesta de alternancia tampoco garantiza el “distanciamiento” físico necesario ni mucho menos la salud.

Las decisiones del Gobierno Nacional no han protegido a la población de la pandemia por la mezquindad propia del neoliberalismo. También en el terreno educativo y pedagógico, han fracasado por su carácter autocrático y unilateral. Un eventual retorno, requiere de una decisión conjunta con el sector educativo y las entidades territoriales, tomada con base en los conceptos de la comunidad científica y de la salud.

Reiteramos que el Ministerio y las Secretarias de Educación, deben concentrarse en hacer posible la mayor comunicación directa entre estudiantes y profesores; como también, brindar la mayor serenidad a todos los integrantes de la comunidad educativa para desarrollar las actividades escolares desde la casa en condiciones dignas.

Por esta razón, FECODE respalda la propuesta de medio centenar de senadores de asignar una renta básica de un salario mínimo durante tres meses para la población desempleada, los trabajadores independientes e informales, pequeñas y medianas empresas, que les permita salud y alimentación, garantizando, no solamente la sobrevivencia y la reactivación de la economía sino la tranquilidad que requieren los niños, niñas y jóvenes con quienes conviven para desarrollar la labor pedagógica.

El mensaje de la población, de los trabajadores, de la comunidad educativa y al Magisterio es contundente al Gobierno Nacional: Priorice la vida de todos sobre los negocios de unos pocos.

Edición 684 – Semana del 30 de mayo al 5 de junio de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus