¿La renta básica universal: una quimera?

 

Con la aparición del coronavirus en Colombia, la crisis se destapó en sus máximas dimensiones, apareció sin maquillaje la cruda verdad de un país rico, reconcentrada la riqueza y la pobreza desbordada, con un presidente gobernando a punta de decretos con la única intención de favorecer a los empresarios...

 
Rafael Cuello Ramírez1
 
 

Introducción

Desde hace más de cuatro décadas se viene hablando y trabajando lo atinente al proyecto de Renta Básica Universal, bastante tinta y un buen volumen de páginas al respecto se han escrito y se seguirán escribiendo, dada la complejidad del tema.

Sus antecedentes y fundamentos históricos se remontan al siglo XVII con las tesis y desarrollos teóricos del Suizo Jean Jacques Rousseau, quien estableció como precedentes políticos y sociales que impulsaron los sistemas de gobierno nacionales de muchas de las sociedades modernas en los orígenes de las desigualdades que afectan a los hombres, la que se causa a partir de la constitución de la ley y del derecho de propiedad en los hombres y el deseo de posesión.

La desigualdad social es un hecho que ha venido transitando con la humanidad un buen trecho de la historia moderna; si bien en las sociedades primitivas los niveles de desigualdad eran bajos, en la era de las primeras civilizaciones la desigualdad surgió con fuerza y dicho fenómeno sigue marcando y presentándose como una constante en el mundo.

La desigualdad y la pobreza

En la medida que las sociedades y los países en sus legislaciones establecen leyes y normas que impulsan la concentración de la riqueza en pocas manos, el poco control en el manejo de estas y las exenciones tributarias, a la par que se establecen salarios descompensados y bajos, regímenes pensionales y laborales inequitativos, simultáneamente aparece la segregación y la estratificación social que hace a las naciones menos democráticas y empobrecidas para favorecer a unos cuantos.

Colombia no se excluye de éstos y hoy está calificado como el tercer país más inequitativo del continente, los que habitamos en este territorio lo constatamos a diario y sí a eso le agregamos los niveles de violencia, delincuencia y corrupción, pues un perfecto caldo de cultivo para que cada día más esta situación se profundice.

Con la aparición de la Pandemia del Coronavirus a Colombia, la crisis se destapó en sus máximas dimensiones, apareció sin maquillaje la cruda verdad de un país rico, reconcentrada la riqueza y la pobreza desbordada, con un presidente gobernando a punta de decretos con la única intención de favorecer a los empresarios y el capital financiero y no la prevención y adecuación del territorio nacional en materia de infraestructura sanitaria para enfrentar en mejores condiciones las consecuencias del Coronavirus y la defensa de la vida.

La pandemia se encargó de destapar lo que se sabía a gritos: Una tasa de desempleo en el 2020 del 32% (8.013.000), un volumen de 300.000 personas en teletrabajo en el 2019 que ascendió a 3.000.000 en el 2020 y un 61% de informalidad. Todo se viene dando ante la mirada impávida del Gobierno Duquista y su entorno del empresariado, los banqueros, el capital financiero y las trasnacionales.

Son estas las situaciones que han impulsado a muchos sectores sociales, académicos, políticos, ONG, filósofos y gremios, a investigar y proponer alternativas y estrategias que sirvan para paliar esta grave crisis.

El concepto de renta básica

Nadie desconoce los hechos de concentración cada vez más de la riqueza en unas pocas manos, el desarrollo del capitalismo, la robotización del empleo, el avance de las desigualdades económicas y el alto riesgo del futuro del trabajo; debido a ello, cada vez más en el mundo se instala la discusión sobre una alternativa viable o salida a esta grave situación y en medio de ella, surge y toma fuerza la necesidad de las ayudas o asistencias económicas. Es en este contexto donde aparece la propuesta de la Renta Básica Universal.

Se entiende esta como un ingreso periódico pagado por el Estado a cada ciudadano perteneciente a una comunidad, siendo un derecho sin ningún condicionamiento. Es concebida como una política social retributiva que busca garantizar un nivel mínimo de ingresos para todos los ciudadanos en aras de reducir la pobreza y las desigualdades. Es una estrategia de lucha contra la pobreza y de mayores niveles de inclusión social.

Dependiendo de los gestores o impulsores y el país donde se pretenda implantar y las condiciones socioeconómicas, se le ha denominado indistintamente, Renta Básica Incondicional (RBI), Renta Vital (RV), Ingreso Ciudadano (IC), Ingresos Básico (IB), Renta de Vida (RV), Ingreso Mínimo Vital (IMV), Renta Mínima (RM), Renta Solidaria Activa (RSA).

Concebida así, el proyecto denominado Renta Básica Universal se ve bastante lejana su concreción, hace algunas décadas se consideraba una Utopía solo alcanzable en las prosperas sociedades escandinavas en tanto y por cuanto allí el cuidado del bienestar es una prerrogativa sagrada; sin embargo, las experiencias del impulso, aprobación y materialización de esta fórmula tiene años de estar funcionando y con algunos niveles de aplicabilidad.

Por ejemplo, desde hace décadas países como Francia, Alemania, Países Bajos, Bélgica o Luxemburgo, comparten la experiencia de un Sistema de Asistencia Social donde los hogares y las familias cuentan con un auxilio que trata de cubrir unas contingencias específicas, así encontramos ejemplos en:

Captura de pantalla de un celular  Descripción generada automáticamente

Recordemos que sobre la asistencia llamada Renta Básica Universal las experiencias si bien la mayoría son gubernamentales, también las hay de parte de muchas ONG; por ejemplo, en Kenia, la ONG Give Directly asesorada por las Universidades de California, San Diego, Berkeley y Princeton quienes hicieron el estudio, esta ONG entrega con recursos propios desde 2016 US1.000 anuales a 10.500 familias en 328 poblaciones de la provincia de Siaya y teniendo este programa una duración de 12 años.

La propuesta de Renta Básica Universal en Colombia (RBU)

En Colombia existen programas de asistencialismo como el Incentivo de salud, el Incentivo para educación y el de Bienestar Comunitario; igualmente, desde finales del año 2000, el Programa de Transferencia Condicionada Familias en Acción y finalmente el de Jóvenes en Acción (Leyes 1532 de 2002, 1948 de 2019, Decreto 659 de 2020), con montos que fluctúan entre $51.350 - $145.000 y $400.000 cada mes o dos meses.

A propósito del tema en comento, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, abordó lo de la renta básica universal durante una sesión virtual del Congreso, expresando que implicaría un giro de recursos para millones de colombianos y “Me parece importantísimo, como discusión de país, el futuro de nuestra política social (...). Llevamos 20 años o más teniendo un conocimiento de la pobreza y de cuáles son las mejores medidas para hacerlo”, “un siguiente paso podría ser la renta básica”. Sin embargo, al ministro le inquieta saber cómo sería la transición de la política social que tiene hoy en día el país a dicho esquema. “Esto no es algo coyuntural, sino estructural, y lo que haría es reemplazar nuestra actual política muy focalizada, donde tendríamos destinaciones y necesitaríamos una enorme capacidad de procesar datos (...), pero para allá nos tenemos que ir moviendo”, puntualizó el señor Carrasquilla.

Varios estudios y propuestas se han realizado en nuestro país sobre la RBU:

– La entrega de un estipendio a todos los colombianos mayores de 18 años (36.048.248 según el DANE),

– Una renta básica equivalente a la línea de pobreza extrema o sea $125.926 mensuales y con costo para el país de $54,5 billones;

– Otro escenario sería el de la renta en la línea de pobreza con un precio de $119 billones

– Un escenario en donde los dos padres están en situación de pobreza y, debido a ello recibirían dos rentas en el hogar, esta fórmula le valdría al país $166,7 billones.

– Otras propuestas que se han presentado son los de una renta de medio salario mínimo y de un salario mínimo, respectivamente. El primer contexto, el costo anual sería de $212,3 billones y en el segundo de $424,6 billones; es decir, correspondería al 40% del PIB, algo impensable. Al final, los estudiosos del tema señalan que una renta básica universal de un salario mínimo para 9 millones de colombianos es inviable.

– Otra posibilidad que presenta el estudio es la de renta básica garantizada. “Según el DANE, el 7,2% de los colombianos vive en la pobreza extrema, es decir, 3.626.815 personas. Incluso si no tuvieran ningún ingreso adicional, transferirles renta básica garantizada a estos 3,6 millones de personas, un monto mensual igual a la línea de pobreza extrema tendría un costo anual de $5,5 billones”, dice el análisis.

– Esto para aquellos que están en situación de pobreza extrema. Sin embargo, si se calcula en el valor de la línea de pobreza, el costo sería menor y estaría por los $4 billones.

– Luis Jorge Garay y Jorge Enrique Espitia, en el estudio realizado afirman que el Estado Colombiano en exenciones y tratos preferenciales, deja de recaudar más o menos el 3% del PIB al año, en ese 3% calcula los dos investigadores que corresponde las ¾ partes a súper ricos y súper súper ricos (5% de los mayores ingresos del país y 01% respectivamente).

– Según cifras de la OCDE, en América Latina el promedio de recaudo es del 23.1 % del PIB y Colombia está en el 19.4%, casi 4 puntos por debajo de estos países y 15 puntos por debajo del promedio de los integrantes de la zona OCDE, mientras Brasil y Uruguay están cerca de estas cifras y Cuba por encima de ellas.

– Dice Luis Jorge Garay, si queremos un Estado que cumpla y provea todos los servicios, tiene que aumentar el recaudo vía impuestos al menos en un 21% respecto del PIB.

– Finalmente puntualiza Luis Jorge Garay, si vamos a meternos con la Renta Básica, esta debe ser para 6 millones de hogares, los más pobres y eso equivaldría a un 3% del PIB, lo cual aún es muy verraco, pero hay que hacerle.

En fin, los estudios tendrán que afinar y definir los costos de una propuesta de renta básica para Colombia, dependiendo de por cual se opte, si se trata de una renta básica universal, de una renta básica garantizada o un ingreso mínimo garantizado y del nivel de ingresos que proporciona y qué tanto incentiva el trabajo de los beneficiarios de estos programas.

Conclusiones

– La Renta Básica Universal no se ha implantado en ningún país como un proyecto permanente y que cubra la totalidad del país y los ciudadanos,

– En donde más se ha extendido la experiencia de RBU, es Europa,

– El monto del valor de la RBU varía de un país a otro,

– Hasta ahora la mayoría de las veces se aprueba teniendo como referencia obligada el valor del Salario Mínimo Mensual existente,

– En cada país y sector social hay detractores y defensores de la fórmula de la Renta Básica Universal,

– Entre los cuestionamientos más generalizados y/o comunes está el hecho de la desvinculación del ingreso del trabajo y el esfuerzo,

– También los efectos negativos sobre la productividad,

Las consecuencias negativas para la generación de renta a mediano y largo plazo,

– El alto impacto fiscal que tendría la puesta en marcha de alguno de estas fórmulas,

– Se debería focalizar en las personas con menores ingresos y recursos,

– El hecho que todos los beneficiarios reciban una suma mensual de dinero sin condiciones ni destino específico genera debate,

– De igual forma el que todos reciban ingresos del Estado, incluso, quienes no lo necesitan, produce rechazo.

Pero también hay quienes opinan diferente:

– Contar con una renta básica se garantiza con una sola política fácil de administrar, que se cubran las necesidades mínimas de todos los miembros de la sociedad; que el desempleo, la enfermedad o la discapacidad no conduzcan a las personas a la miseria y que tengan opciones de salida económicamente dignas ante condiciones laborales injustas,

– Están quienes pregonan y trabajan por más justicia social, argumentando el fenómeno de la concentración de las riquezas,

– Pero también está la alerta sobre la amenaza que representa la creciente automatización en el trabajo y el desplazamiento de mano de obra que generará,

– En medio de este debate, están los activistas del medio ambiente, que impulsan la idea de un tributo a quienes contaminen y con ellos, conformar un fondo pro renta básica,

– Otra opinión es que la Renta Básica dignificaría la búsqueda de trabajo por cuanto les permitiría a los trabajadores rechazar las ofertas paupérrimas,

– Para evitar el igualitarismo se propone establecer como racero o referente condicionante para su otorgamiento la declaración de renta,

– Dar incentivos para el trabajo formal, puede posibilitar la entrega de aportes a la seguridad social y pensional,

– Para Guilherme Magacho, investigador asociado de la Fundación Getulio Vargas de Brasil, el sector empresarial también se beneficiaría, pues las fluctuaciones económicas tendrían menos impacto en el consumo y, por lo tanto, se reduciría la fluctuación de la demanda.

– Algunos parlamentarios británicos, han expresado en medio de la Pandemia del Covid-19, la economía actual no es la del 2008, y la fragilidad que ha demostrado el sistema en estas últimas semanas indica que volver a la “normalidad” no es necesariamente la mejor opción. “No hay que rescatar a los bancos, sino a las personas”, asegura el profesor asociado de la Universidad de Georgetown Karl Widerquist. En este contexto, la Renta Básica Universal constituye, sino una solución, sí una posibilidad de volver a poner el bienestar de las personas en el centro de la economía.

Bibliografía

Raventós, Daniel (1999): El Derecho a la Existencia, Barcelona, Ariel.

Raventós, Daniel (2007): Las Condiciones materiales de la Libertad, Barcelona, El Viejo Topo.

Rallo, Juan Ramón (2015): Contra la Renta Básica, Madrid, Ediciones Deusto.

El Nuevo Siglo, Sección Política, 11 de junio de 2020.

Revista Dinero, Artículo ¿Habrá Renta Básica?, 11 de junio de 2020.

Portafolio, 15 de junio de 2020, ¿Le llegó la hora a Colombia de una renta básica universal?

Revista Economipedia -Haciendo Fácil La Economía-, Caballero Ferrari, Federico.

Historia y proyección del concepto de renta básica universal, artículo PDF, Research Gate, Sección Equidad y Desarrollo, Viviana Paola Bejarano, Juliza Mejía y otros, Universidad Jorge Tadeo Lozano, 2019.

Revista Sur, 6 de julio de 2020. A propósito de la Tributación en Colombia y de la Demanda de Inconstitucionalidad del Estatuto Tributario, Luis Jorge Garay Salamanca y Daniel enrique Espitia Zamora.

1 Coordinador Nacional del Movimiento de Integración Democrática – M.I.D. Avizorando Blog.

Edición 691 – Semana del 18 al 24 de julio de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus