Carta a Salvatore Mancuso

 

“Usted dijo que el gobierno presiona a la Fiscalía para que no se le reconozcan los beneficios a que tiene derecho en Justicia y Paz, y que hay fiscales que han manipulado información y testigos para buscar su exclusión de esa jurisdicción, en retaliación por las verdades que ha contado y que afectan al gobierno”.

 
Patricia Lara Salive
 
Escritora, periodista y activista por la paz – Tomado de El Espectador
 
 

Señor Mancuso:

En los medios se reprodujeron sus declaraciones ante un Tribunal de Justicia y Paz y ante la Comisión de la Verdad, que no pueden pasar desapercibidas y que requieren precisiones.

Por ello, y porque usted ha reiterado que desea contar toda la verdad, le hago estas preguntas:

1. En la sesión de la Comisión de la Verdad en la que usted le pidió perdón a Martha Cecilia Domicó porque el 2 de junio de 2001, en Tierralta, asesinó a su padre, el líder indígena Kimy Pernía Domicó, y arrojó su cadáver al Sinú, usted dijo que ese fue un crimen de Estado porque usted recibió una orden “del Estado, de las Fuerzas Militares, del comandante Carlos Castaño” para asesinarlo, como “parte de una estrategia sistemática para debilitar a las comunidades indígenas y evitar que exigieran sus derechos” frente a la construcción de Urrao. Por favor precise ¿qué militar le ordenó a Castaño asesinar a Pernía y qué intereses pretendían defender con esa acción? Diga, por otra parte, ¿a quiénes pertenecían los negocios que, al parecer, perjudicaban las acciones de los indígenas? Usted agregó que contaría cómo funcionaba “el mecanismo para que las instituciones del Estado” les informaran a las Autodefensas cuándo “hacer presión sobre ellos”, y cómo les “llegaba la información para que de una u otra manera (se desembarazaran) de esa presión”. ¿Puede, por favor, precisar cómo funcionaba ese mecanismo?

2. Usted afirmó ante Justicia y Paz que “cada vez que (ha dicho) verdades que afectan a esos poderosos de turno del país político afectos al gobierno de Uribe, inmediatamente empiezan presiones y persecuciones jurídicas”, para armarle procesos en la justicia ordinaria con el fin de tratar de involucrarlo en hechos en los que no tiene responsabilidad, todo con el propósito de excluirlo de los beneficios de Justicia y Paz. ¿Cómo puede probar esa afirmación? ¿Qué procesos ficticios le han armado en la justicia ordinaria? Sea más específico, por favor.

3. Usted dijo que en el gobierno de la época (¿cuál?) no querían recibirle los bienes que estaba entregando para reparar a las víctimas, porque buscaban un pretexto para extraditarlo con el argumento de que estaba incumpliendo los acuerdos del proceso de paz llevado a cabo con las Autodefensas. ¿Cómo puede probar que, en efecto, el gobierno no quería recibirle los bienes?

4. Usted manifestó que cuando empezó a dar “declaraciones que afectaron los intereses del gobierno de turno”, movieron de las cárceles a los implicados, con el fin de que no reconstruyeran la verdad; y que a pesar de que usted, a través del Comisionado de Paz (¿cuál?), le solicitó 20 veces al gobierno que le permitieran reunirse con las personas que estuvieron bajo su mando, con el propósito de reconstruir las verdades, el gobierno lo impidió. Diga, por favor, cómo puede probar esa afirmación.

5. Usted dijo que el gobierno presiona a la Fiscalía para que no se le reconozcan los beneficios a que tiene derecho en Justicia y Paz, y que hay fiscales que han manipulado información y testigos para buscar su exclusión de esa jurisdicción, en retaliación por las verdades que ha contado y que afectan al gobierno. Por favor precise el nombre de esos fiscales y de los testigos que dice que han manipulado.

Para que el país conozca toda la verdad, como usted lo desea, señor Mancuso, lo invito a que responda estas preguntas, con la certeza de que sus respuestas se publicarán en este espacio.

Atentamente,

Patricia Lara Salive

www.patricialarasalive.com – @patricialarasa

Edición 707 – Semana del 7 al 13 de noviembre de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus