Con piedad y la política colombiana de la hora

 

El regreso mediático de Piedad fue explosivo. Y la fama que tenía entre sus amigos, quienes la distinguían como “La Pasionaria”, ha vuelto a ser honrada. No renuncia a ser activa en política, resistiendo a las tentaciones de las candidaturas, y con el verbo encendido.

 
Miguel Ángel Herrera Zgaib, PhD.
 
Director del Grupo PyP. Presidente IGS-Colombia
 
 

La exsenadora colombiana Piedad Córdoba aceptó este viernes conversar con el programa radial de las 12, de la W. Mientras tanto, en el curso de la semana, se habían producido un conjunto de noticias de relevancia política indudable en medio del consabido cotarro politiquero.

El que escruta elige, ¿hasta cuándo?

El más notorio es el hundimiento de la reforma política, una vez más. La piedra en el zapato tuvo que ver con el hecho que se le quitaban funciones al Consejo Electoral. Para sacarlas del control de los partidos del establecimiento y darles cabida a todos los partidos.

Esta negación es significativa en Colombia, porque desde los años 60, el cura Camilo Torres había repetido esta denuncia bajo la fórmula de una frase lapidaria: el que escruta elige. Así continúa siendo hasta hoy. El sistema de elecciones es fraudulento y sigue controlado en buena parte, la suficiente para que sigan siendo elegidos presidente del establecimiento, por las maniobras clientelistas de nuevo y viejo tipo.

El carnaval político local

De otra parte, en materia de candidaturas se vienen produciendo de manera espasmódica pronunciamientos, expulsiones y alinderamientos. En la misma semana se supo de las expulsiones de Roy Barreras y Benedetti del Partido de la U, en coincidencia con los anuncios que irán a ser parte de la coalición de la Colombia Humana, que lidera Gustavo Petro, un agrupamiento que sigue sin personería.

El socarrón subjúdice insiste por interpuesta persona que Tomás, su hijo, pondría su nombre a la consideración de la consulta a realizarse el año entrante por el Centro Democrático. El partido que controla en últimas, y que el exsenador Álvaro Uribe Vélez, parece precipitar al abismo con esa disposición abierta por la reacción política que ignora lo acordado para la paz en diciembre de 2016. Más ahora que su principal socio ha caído en desgracia en la vecina Estados Unidos.

Aunque Pachito, un embajador a la fuerza de los contratistas de vacunas jure y perjure que no tenía “velas en el entierro”. Peor aún, el propio presidente en funciones, ni corto ni perezoso, hizo hace poco señalamiento a Santos, en el sentido de manifestarse en favor de Hillary. Para concluir, ¿qué? Que todos los presidentes lo hacen desde los tiempos de orientar sus ojos ateridos al “dictum: réspice polum”.

La trapisonda del “resucitado” resultó no de su absolución de cargos, sino de la circunstancia de renunciar a su investidura, aunque había jurado más de una vez que no lo haría. Pero, a diferencia de Antanas Mockus, no acudió todavía al ritual de purificarse, quien ostenta la fama de ser “camandulero” al modo antioqueño.

De igual modo, Humberto de la Calle agita el sonajero con la pretensión, dicen, de darle forma a una coalición socialdemócrata con piezas derivadas de los retiros y/o expulsiones de varios partidos. Y con una prohibición expresa de esta fórmula electoral/electorera no podrá hacer parte, en ningún caso, Gustavo Petro.

La Alianza Verde está bien posicionada debido a los resultados electorales de 2018, en alza y la acercan al otro “Centro” Democrático. Estuvo antes asociada con las aspiraciones de exalcalde y gobernador, Sergio Fajardo, quien cambió el magisterio en los Andes por un mejor negocio: la matemática electoral con relativo éxito. Insistiendo en el Centro a secas, a través Compromiso Ciudadano. La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, cuando se posesionó del nuevo cargo, no se resistió a confesar de entrada su preferencia renovada por Sergio Fajardo.

Los fantasmas de Petro

Dos mujeres muy influyentes, Ángela María Robledo, y Piedad Córdoba, han dejado claro, que no entran en las cuentas de la Colombia Humana. Una porque los militantes de esa coalición construida con firmas la trataron mal, y Piedad, porque Petro la ofendió, señalando que ella le quitaría votos, por estar asociada con las Farc – EP.

En el reportaje del pasado viernes, Piedad recordó que ella se hace respetar. Que no tiene ningún interés político de figurar en listas, y que su hijo hace la política que quiere y con quien quiere. Sabido es que él, exalumno de la London School of Economics, salió electo por la Alianza Verde.

Las revelaciones de Piedad

En el reportaje con la W, Piedad Córdoba fue objeto de todo tipo de preguntas. Y la revelación de la tarde tuvo que ver con el hecho, que ella conoció en su casa de Medellín, que las Farc – EP confesarían ser responsables del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado. Pero, la revelación fue otra, que ella tuvo oportunidad de conversar con el hombre que participó directamente del asesinato del líder ultraconservador, a las puertas de su universidad, que honra la memoria de un connotado esclavista caucano.

A la insistencia de los reporteros contestó que ella guardaría la discreción del caso. Y que esa persona, cuando concurra a la JEP comentará e informará lo de rigor. Al decirlo puso en cuestión los decires de Carlos Antonio Lozada, que daban a entender que todos los actores materiales estaban ya muertos.

Más aún, no ocultando su sorpresa y estupor, Piedad señaló, que no entendía cómo, quienes ya sabían de la autoría de la muerte de Álvaro se habían quedado callados, y, por el contrario, habían intentado inculpar tanto a Ernesto Samper como a Horacio Serpa de estar involucrados en la determinación intelectual de esta acción criminal.

En cuanto a la insistencia de la familia del difunto, en que exigían pruebas del “magnicidio”, y no solo las afirmaciones de los narco-terroristas de las Farc – EP. Ella insistió en una fórmula de simple y cruda lógica, qué interés tendrían, y qué beneficio derivarían ahora de auto incriminarse.

En cuanto a las trapisondas, del ex Fiscal, a quien caracterizó como un delincuente, para armar el montaje contra Jesús Santrich, ella afirmó que éste no lo consideraba capaz de estar en las actividades de procurarse millones de dólares a través del narcotráfico, como se buscó hasta la fecha, primero su encarcelamiento, y ahora su juicio condenatorio en ausencia. A manera de anécdota recordó, que ella misma le había dado plata, porque se encontraba en condiciones cercanas a la indigencia.

Ella señaló con firmeza que nada tiene que ver, ni ha tenido con las Farc – EP, a propósito de ese alias que le atribuyeron. Que le aburre escuchar lo que dice Lozada, y que con respecto a que éste afirmara que ellos no mataron al padre de Álvaro Uribe, ella ha escuchado más de una versión que don Alberto, a quien llamaban “caballito”, andaba en malos pasos, y que acostumbraba a no pagar o devolver lo que se le confiaba. Dicho de otro modo, sugerían, que era uno de aquellos testaferros que servía y se enriquecía sirviendo como mampara de los negocios ilegales de los narcotraficantes del cartel de Medellín.

Hubo la referencia a su amistad con el Comte. Chávez y con el presidente Nicolás Maduro. No negó ninguna, recordó cómo los colombianos por millones habían sido acogidos por los dirigentes de la revolución bolivariana. Y en cuanto a la situación actual de Venezuela, señaló que hace 8 meses no viaja allí.

Pero, sí tiene información que la economía se ha recuperado, y que hay ejercicios de relativa normalización a través de empresarios e industriales colombianos que siguen con negocios en el hermano país. Más aún, qué esperar de un bloqueo tan brutal e inhumano como el que han realizado los sucesivos gobiernos estadounidenses, y, en especial, el de Trump, que está de salida.

¿Un regreso de Piedad a las lides de la Otra política?

Para finalizar, la aguerrida líder liberal, emparentada dice con un famoso patricio liberal, recordó que está de acuerdo con que los paramilitares lo cuenten todo ante la JEP, porque ante Justicia y Paz no lo dijeron todo. No se refería en particular a Mancuso, sino también a Jorge 40, a quien visitó en EUA. Entonces le deprimió el trato que éste recibía por ser colombiano en aquella prisión.

Sería muy importante que ambos, y otros hablen no solo de las relaciones con Álvaro Uribe, sino de los empresarios e industriales que financiaron y ordenaron los miles de asesinatos perpetrados durante este régimen de ignominia, y desplazamientos que se extienden desde la segunda mitad de los años 90.

A no dudarlo, este regreso mediático de Piedad fue explosivo. Y la fama que tenía entre sus amigos, quienes la distinguían como “La Pasionaria”, ha vuelto a ser honrada. No renuncia a ser activa en política, resistiendo a las tentaciones de las candidaturas, y con el verbo encendido.

Hasta ahora ¿Quién lo dirá? Está empezando a arder la política en medio de la pandemia que no cesa, y acorrala a todo tipo de clientelas. Pero no por mucho tiempo.

Edición 709 – Semana del 21 al 27 de noviembre de 2020
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus