Participación, indignación y Redes Sociales

 
  Silvia Carolina Rodríguez Castaño
  Comunicadora Regional Antioquia, Corporación Viva la Ciudadanía
 
   
 

Han pasado algunas semanas desde la dramática muerte de los 11 soldados asesinados por una columna de la guerrilla de las FARC en el departamento del Cauca.

Fue un balde de agua fría sobre el actual proceso de paz y sobre los 48 millones de colombianos que se conmovieron por este hecho.

Se generó un despertar de conciencia y de participación en muchas de las personas que a diario están atentas a la realidad nacional; se empatizó con los familiares de los fallecidos y se apoyó la labor de los militares que con su trabajo cuidan y protegen la seguridad del país.

Desafortunadamente este tipo de hechos también se convierten en un show mediático, que busca generar rating en las cadenas de radio y televisión nacionales de más audiencia, o de un consumo de información sin profundidad en redes sociales como Twitter y Facebook que usualmente son utilizadas para mostrar el paseo, la comida del día, el restaurante de moda o la nueva “pinta”.

No todos los colombianos tienen acceso a internet y quienes lo tienen y utilizan estas redes en su mayoría se dejan guiar por el tema de moda, de lo que habla todo el mundo. Se puede ver que a veces no hay un uso responsable de la información y en este caso fue la trágica muerte de los soldados.

Luego con el pasar de los días, las tendencias en dichas redes se transforman en quejas y culpas del actual gobierno y el anterior.

Aparecen insultos y trifulcas virtuales entre los contactos, defendiendo posturas que dan por absolutas verdades, pero sin investigar, sólo escriben y copian con prejuicio y desconocimiento sobre las cosas que escuchan por ahí, en alguna conversación, dándole paso a los agravios personales cuando no hay argumentos.

Luego publican, comparten y replican en las redes sociales fotos y videos que exponen crudamente los cuerpos sin vida de los soldados; imágenes que cuando no son consumidas con morbo, se aprovechan para incrementar el tráfico de odio y la polarización. Es cuestionable que al hacerlo, no se muestre algún respeto o compasión por los difuntos y las familias que lloran la pérdida del hijo, del padre, del esposo, del vecino, del hermano, del amigo. No se puede ser justo si a costa del honor y la dignidad prevalece el afán de mostrar lo sanguinario que puede llegar a ser el conflicto argumentando que se está “mostrando la verdad”.

Y así se fueron generando guerras politizadas en las redes sociales, sobre quién tenía la culpa, si fue mejor o no la presidencia anterior, que si la de ahora sirve o no, que en la Habana hablan de una cosa pero otros son los hechos en el campo y en las ciudades colombianas.

Que deben ser severos los castigos a quienes desde el ejercicio militar filtren este tipo de hechos, y luego en los medios aparecen filtradas las conversaciones dónde los castigan, y así filtración tras filtración; entonces no demoran las opiniones en las redes sobre la rigidez de las normas militares desconociéndolas al mismo tiempo.

Estamos saturados, consumir y opinar de esa forma no es participación, es importante trascender esa indignación nacional.

Es saber que Colombia tiene múltiples realidades que la aporrean y la disminuyen más allá del conflicto armado.

Es leer, investigar, confrontar las noticias que emiten sobre X o Y tema.

Es ser un responsable ciudadano actuando de manera coherente aquí, en el exterior y en lo virtual.

Es defender la democracia, la verdad y la participación responsable y organizada.

En este momento puede ser que su realidad cambie al apagar el televisor, el celular o el computador y esperar a que el día lo sorprenda con su rutina, pero es importante tener presente que para otros, esa realidad ya no existe porque la verdad es que más allá de las discusiones en las redes, de los oportunistas políticos, de la distorsión mediática, del conflicto armado y la severidad o no de las normas militares, hay 11 hombres que ya no están para sus familias ni para la patria.

Edición 444 – Semana del 1° al 7 de mayo de 2015
 
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
   
 
 
comentarios suministrados por Disqus