Antonio Madariaga Reales
  Director Ejecutivo Corporación Viva la Ciudadanía
 
   
 

Superada la euforia del anuncio, a través de un comunicado de 10 puntos, del acuerdo que crea la jurisdicción especial de paz, como pieza fundamental del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición que las partes construyen en la Habana, registrado el histórico apretón de manos entre Timochenko y el presidente Santos y cuando todo eran mieles, empezaron las confusiones en la Habana. Que el acuerdo está cerrado, dicen los unos; que está cerrado pero en desarrollo dicen los otros; que se convoque a la comisión jurídica piden todos y en un maremágnum de declaraciones se va esfumando el entusiasmo y se pierden los modales.

Relamiéndose, los amigos de la guerra encabezados por “el innombrable” y el perseguidor/absolutor Ordoñez, depende de quien se trate el que caiga en su órbita, levantan voces estentóreas; que es un monumento a la impunidad se desgañita el uno; que se iguala a los héroes de la patria con los terroristas ruge amenazante el otro; que las FAR sometieron al gobierno, replica el uno; que no habrá cárcel controvierte el otro. Que se publique el texto de los 75 puntos reclama indignado el uno y que sea inmediato complementa el otro.

Por su parte los opinadores en prensa escrita, en radio y televisión especulan sobre los contenidos aun no revelados del acuerdo, hacen suposiciones sobre las implicaciones del mismo y la confusión aumenta.

En medio de esta vorágine la ciudadanía no sabe de qué están hablando, cuales los contenidos, pero en muchos casos toma partido.

De lo conocido y este opinador conoce más que los 10 puntos del acuerdo, se pueden sacar varias conclusiones iniciales:

Se establece con toda claridad que el delito político y los conexos a este, el narcotráfico puede serlo, serán objeto de amnistía e indulto.

También se establece que los delitos de lesa humanidad, los crímenes de guerra, el genocidio y las graves violaciones a los DD.HH, no serán objeto de amnistía e indulto y todos pasarán por investigación, juicio y vencidos en juicio, sanción.

El acuerdo tiene en su base una estrecha relación entre verdad, justicia y sanción. De esta relación se desprende que el incentivo para alcanzar el mínimo de sanción; sanción restaurativa de 5 a 8 años con restricciones a la libertad, es la aceptación de responsabilidad y la entrega de verdad completa y detallada. Por el contrario, la no aceptación de responsabilidad y la renuencia a contar la verdad pueden llevar a una pena de prisión de hasta 20 años.

La jurisdicción especial de paz que se crea es independiente de la justicia ordinaria tendrá competencia respecto de todos los que de manera directa o indirecta hayan participado en el conflicto armado interno, incluyendo a las FARC y a los agentes del Estado y contará con Salas de Justicia y con un Tribunal para la Paz integrados principalmente por magistrados colombianos, con una participación minoritaria de extranjeros y el desarrollo y cierre de los procesos en esta jurisdicción especial, pasan a cosa juzgada.

Entre los asuntos que ameritan una especial atención está la falta de claridad sobre la relación entre el proceso judicial, con claros incentivos para la verdad, y la comparecencia ante la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que no tiene forma de obligar a la comparecencia y tampoco incentivos para la misma.

En medio de la tempestad, las acusaciones de mentirosos de unos y otros de los negociadores de la Habana, generaron preocupación en quienes como nosotros respaldamos ese proceso.

Al caer la tarde de hoy 9 de Octubre se conoció el comunicado conjunto de las partes que indican que se recuperó el camino que nunca debió haber sido abandonado y que en dos puntos pone las cosas en su lugar en la medida en que destaca que “La reunión se desenvolvió en un ambiente respetuoso y constructivo… y se convino un cronograma de trabajo del grupo de juristas, que comenzará con una reunión el próximo sábado 17 de octubre”.

Se renueva la esperanza en la Habana y se recuperan los modales, llegan buenas noticias de las conversaciones exploratorias con el ELN, con acuerdo en el 98% de la agenda, hoy terminó la fase procedimental de la conformación del Consejo Nacional de Paz y a partir de la próxima semana las comisiones empezarán a tratar los temas de fondo en educación y pedagogía para la paz, conformación o reactivación de los comités territoriales de paz y condiciones para la implementación de los acuerdos.

Esta es la respuesta a los amigos de la guerra, la paz es imparable.

Edición 467 – Semana del 9 al 15 de octubre de 2015

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus