Leidy Johana Buitrago
  Área Derechos Humanos y Paz, Corporación Viva la Ciudadanía – Regional Antioquia
 
   
 

El pasado martes 3 de noviembre, en el Museo Casa de la Memoria de Medellín se llevó a cabo el Foro: “Aporte Regional a la Comisión de la Verdad”, un espacio de ciudad en el que diferentes expertos nacionales y locales expusieron los principales elementos que orientarán este mecanismo en articulación con el Sistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repetición, que se empezará a implementar una vez firmados los acuerdos entre las FARC y el Gobierno Nacional.

El desarrollo de este encuentro permitió a los asistentes contextualizar el escenario colombiano desde las diferentes experiencias internacionales, como lo son Sudáfrica, Guatemala y Perú. Al tiempo que se abordaron antecedentes, aprendizajes, alcances y desafíos que tendrá este mecanismo al momento de su implementación en el país, se generaron recomendaciones desde escenarios como la Mesa Departamental de víctimas de Antioquia y otras organizaciones sociales de la región.

Uno de los grandes aprendizajes que dejan las experiencias internacionales y los procesos realizados en el país, es la importancia de no descargar en un solo instrumento responsabilidades judiciales y extrajudiciales, de ahí que la comisión tenga la particularidad de “contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido” y centre sus esfuerzos en aportar en la comprensión de la alta complejidad del conflicto armado del país; a lo que se espera llegar mediante el reconocimiento de los diferentes hechos cometidos, la diversidad de actores que participaron de manera directa e indirecta en la guerra, y las víctimas como población directamente vulnerada y afectada.

La paz se construye en los territorios, y la verdad también. Por eso desde organizaciones sociales y de víctimas con presencia en el territorio antioqueño se presentaron en el marco del Foro algunas reflexiones que aportarán a un mayor nivel de esclarecimiento de la verdad.

- Es necesario que se indague por las causas estructurales generadoras del conflicto en los territorios; la relación directa o indirecta que este tuvo con los grandes proyectos que actualmente se desarrollan en las diferentes regiones.

- El Estado deberá garantizar el desmonte de las estructuras paramilitares que aún tienen presencia en los territorios y que pueden poner en riesgo los procesos de búsqueda de la verdad.

- Es importante delimitar la verdad que se busca, ser realistas con las condiciones y tiempo que lleva el conflicto armado en el país.

- Muchos son los actores que han hecho parte de la guerra. Desde sectores populares hasta las elites del país tienen verdades que contar, por eso es importante que se escuche la mayor diversidad de versiones.

- El enfoque territorial brindará elementos particulares del conflicto armado a la comisión, contextualizando más a profundidad los diferentes hechos ocurridos, esto a su vez permitirá mayor participación de las víctimas en las diferentes audiencias descentralizadas, reconocer los diferentes acumulados organizativos e institucionales que hay en las regiones y que aportarán a una mayor comprensión de lo ocurrido.

- La sociedad se debe preparar para las audiencias públicas, no solo para contar las diversas versiones sino también para escuchar, crear una conciencia de solidaridad con las víctimas y lograr la construcción de verdad histórica, estos elementos aportan a su vez a la reparación y de elaboración de duelos necesarios para el perdón y la reconciliación del país.

- No se deben sobredimensionar los alcances de la comisión de la verdad, hay que disminuir la brecha entre verdad y justicia para no generar una posible decepción en la sociedad.

- Se debe buscar incidir en la selección de los comisionados, proponer nombres y criterios.

- Generar acciones de pedagogía para comprender la guerra y para entender las responsabilidades que como sociedad tenemos.

Estas reflexiones regionales plantean puntos claves para seguir en la construcción de verdad y se suman a asuntos centrales como la voluntad de las partes negociadoras de aportar al esclarecimiento de la verdad, la centralidad de las víctimas en el proceso, la autonomía e independencia de las y los comisionados que conformarán el equipo, la articulación con el Sistema Integral de verdad, justicia, reparación y no repetición y la apuesta transformadora en temas de convivencia que se deben dar en la sociedad colombiana, con el fin de conseguir la paz que tanto anhelamos.

Edición 471 – Semana del 6 de al 12 de noviembre de 2015
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía. Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus