Una visión perfecta: 2020

 

El imperativo de la economía y sus secuelas inmediatas, como la pérdida progresiva de ganancias, el cierre de empresas, el aumento del desempleo, la marginalidad social, el hambre, la inseguridad y la criminalidad, no concede plazos indefinidos. El capitalismo ha sido puesto en jaque por la vida. La biología ha emplazado la productividad y desafiado a la codicia.

 
Hernando Llano Ángel
 
Profesor Departamento de Ciencia Jurídica y Política, Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales – Universidad Javeriana de Cali
 
 

Este 2020 –como lo expresa técnicamente la optometría, 20/201– nos deja una visión perfecta e inquietante de lo que somos como especie. Una especie frágil, vapuleada y diezmada por la invisibilidad del SARS-CoV-2, que a la fecha ha cobrado más de 1.6000.000 víctimas mortales y 71.000.000 de infectados en el mundo. Un virus, detectado en la provincia de Wuhan, en la China, a finales del 2019 –por eso popularmente denominado Covid-19– cuya mayor mortalidad y morbilidad se concentra en la actualidad en Estados Unidos, con 297.000 muertes y 16 millones de contagios, respectivamente. No es una coincidencia. Las dos naciones que se precian de ser potencias económicas mundiales son también las mayores responsables y a la vez víctimas de la propagación del virus. Pues mientras el virus se expandía por el mundo, sus mandatarios estaban tranzados en una guerra comercial, subestimando los efectos deletéreos e incontenibles de la pandemia Covid-19. Es casi inevitable pensar en términos religiosos de expiación: el virus castiga –como un flagelo implacable de la naturaleza– a las sociedades más consumistas, materialistas, contaminadoras y depredadoras del planeta. Las que se precian de tener las economías más dinámicas y los mercados con mayor expansión en el mundo, terminaron siendo puestas en jaque por un microscópico virus, cuyo origen biológico es todavía un misterio, fecundo en inspirar teorías conspirativas y apocalípticas. Pero más allá de todas estas fantasmagorías y especulaciones, se impone una verdad evidente y angustiante: somos una especie insensata, incapaz de conducirse individual y colectivamente en forma vitalmente responsable. La libertad, como ejercicio de responsabilidad con nuestra propia vida y la de los demás, nos quedó grande. En lugar del autocontrol, precisamos de nuevo el implacable Leviatán con sus toques de queda, restricciones a la movilidad, cuarentenas obligatorias, amenazas y sanciones. Parecemos ser una especie de marioneta dócilmente conducida y manipulada por el mercado, que estimula sin fin nuestros deseos y necesidades. Y si no podemos consumir y divertirnos sin límites, entonces no somos libres y menos humanos. Sin duda, el Covid-19, nos revela que se ha impuesto el llamado Homo economicus sobre el Homo politicus, sobre el ser humano, en su dimensión más digna, social y vital. Prácticamente en todo el planeta. Lo apreciamos, por esta época, en forma especialmente grotesca, apiñado en las calles comprando abalorios mortales.

Piñata de vacunas

De allí, que la proliferación de vacunas contra la pandemia no se deba tanto a la preocupación por la vida humana como a la imperiosa necesidad de reactivar los mercados y contener el colapso del capitalismo global, dinamizado por la China, Estados Unidos y la Unión Europea. Así las cosas, la especie humana, empezando por los prósperos miembros de esas sociedades, corren ansiosos a ser conejillos de indias de las vacunas, con tal de recobrar su libertad y normalidad de productores y consumidores cotidianos. Poco importa que la ciencia no haya podido comprobar sus efectos en el organismo humano a mediano y largo plazo, simplemente porque no hay tiempo para ello. Es preferible un pinchazo efímero, al torturante cuidado del tapabocas, la distancia corporal y una rigurosa y tediosa higiene personal. El imperativo de la economía y sus secuelas inmediatas, como la pérdida progresiva de ganancias, el cierre de empresas, el aumento del desempleo, la marginalidad social, el hambre, la inseguridad y la criminalidad, no concede plazos indefinidos. El capitalismo ha sido puesto en jaque por la vida. La biología ha emplazado la productividad y desafiado a la codicia. Pero parece que no somos capaces de reconocerlo y actuar de manera diferente. Frenéticamente queremos volver a esa normalidad que nos está convirtiendo en seres humanos cada vez más indolentes y anormales. Entonces las vacunas parecen ser la tabla de salvación para recobrar nuestra normalidad de seres plenamente mercantilizados, a merced de la industria farmacéutica y las burocracias estatales, claudicando en el cuidado de nuestra propia salud y la de los demás. Poco importa que todavía ignoremos el precio que como especie tendríamos que pagar, si las secuelas de las vacunas son peores que la propia enfermedad. Lo que importa, especialmente en este tiempo de consumo y regalos, es que podamos disfrutar de los días sin IVA, de San Andrés bellamente iluminado para el goce y disfrute de los turistas, mientras resplandece la pobreza y se agrava la vida precaria de sus habitantes. Que estos tiempos de natividad, en la tradición de la pobreza y marginalidad del pesebre de Belén, se transforme en la fastuosidad del consumo instantáneo y la mortalidad eterna. Esta es la visión perfecta y desconcertante que nos deja el 2020. Precisamos urgentemente de nuevos optómetras políticos y sociales para ver con claridad y transformar con responsabilidad y lucidez, en lo que a cada uno le corresponde, esta ciega realidad.

Edición 713 – Semana del 19 de diciembre a enero de 2021

2 “¿Qué significa una visión 20/20?”. The American Academy of Ophthalmology.

   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus