Significados históricos
y sus mañosas interpretaciones

 
 
 

Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros alineados en las banderas del socialismo, intentan mantener los avances de las reivindicaciones sociales mediante el favorecimiento político y económico de las mayorías. Especialmente el digno pueblo cubano ha logrado visibilizarse como ejemplo en el mundo de ser una sociedad respetuosa de su pueblo…

 
Óscar Amaury Ardila Guevara
 
Abogado, colaborador Semanario Virtual Caja de Herramientas
 
 

Las recurrentes menciones descalificadoras por los dueños del poder económico a las formas organizadas de sociedades que son distintas al sistema capitalista, no son más que actos desesperados por defender sus privadas riquezas en primer orden, pero además lo que se denota de sus odiosas infamias, es un profundo analfabetismo de la ciencia política y una insondable torpeza lingüística. El inteligente pueblo cubano a partir de su constitución como sociedad socialista, no cesa de recibir todos los ataques políticos, económicos y mediáticos desde los centros de poder liderados por el imperio del mal; igual que por quienes devotamente en todo el mundo siguen las premisas de ese brutal sistema de libre mercado, de antisocial competencia, del culto al individualismo y de todas las prácticas de explotación de los seres humanos y la naturaleza, que no pierden oportunidades para tratar de enlodar un proceso lleno de sacrificio por sostener el beneficio común, a partir de la defensa del principio de dignidad humana y su derecho a la autodeterminación. La reciente ofensiva de la derecha internacional aprovechándose de las circunstancias difíciles externas e internas de los cubanos, recurre nuevamente al agravio y a groseros epítetos sobre su proyecto de vida, sobre su construcción de socialismo real y su laborioso camino hacia el comunismo.

Entre estos criollos áulicos del águila rapaz del norte, varios de sus voceros se descamisan por hacer señalamientos lerdos, irresponsables e irrespetuosos que refuerce a toda costa la ideología del individualista sistema. Como diría la sabiduría popular…“La ignorancia es atrevida”; personajillos de marras atemorizados por la reacción ciudadana de apoyo al movimiento social contra las desigualdades y los abusos de poder en Colombia, redoblan su fastidioso cacaraqueo yéndose lanza en ristre no solamente contra el mejor ejemplo de amor al prójimo en Latinoamérica, sino también contra la gramática, la filosofía, la teoría política y la hermenéutica. El servil equipo de defensores de los valores del capitalismo, alineando los ya acaudalados representantes de los grupos de poder y los egoístas e infames escaladores del sistema, se apuran a tratar de invalidar nobles experiencias sociales ajenas, que podrían perjudicar en algún momento de la historia la multiplicación de sus fortunas; en la vocería de esa perversa escuadra de acumulación económica privada, recurrentemente aparecen cual falsos profetas, el innombrable patrón de la politiquería y sus lacayos, los acomodados pseudo-periodistas, pseudo-artistas faranduleros, pseudo-deportistas esclavos de la fama, entre otros muchos narcisistas comerciantes que van expeliendo fétida saña contra el auténtico pueblo, al que miran con desprecio desde tarimas y a distancia. Uno de los cantarines del deslucido cerco diplomático contra Venezuela, se atrevió dentro de su pobreza mental y limitaciones intelectuales a descalificar de manera soez al modelo comunista, advirtiendo de su supuesta peligrosidad. El desorientado sujeto que decía…“ama a tu raza, ama a tu hermano, bla, bla, bla…”, otrora había utilizado para optimizar su mercado discográfico, el lenguaje y las formas de la simbología popular, con el objetivo de alcanzar las mieles de la fama y la riqueza económica. Este individuo uno más de los muchos seres adoctrinados para la conservación de las elites, no repara en ir tirando mensajes contra el modelo de sociedad que podría llevarlos a la modestia y al sacrificio, o salir corriendo para EE.UU.; otros, en los campos y ciudades se apean de artefactos y municiones con los mismos nerviosismos.

En tiempos de reflexiones, acciones políticas y progreso de la comprensión social de las comunidades, se hace urgente recordar que el modelo de sociedades socialistas se inscriben dentro de los procesos de evolución de los pueblos como la ciencia política y económica que ampara la propiedad y administración de los medios de producción por parte de los verdaderos trabajadores; la teoría para su materialización, ha debido adaptarse a los progresos históricos e interpretarse acorde a la contemporaneidad, pero en su esencia el concepto sociológico mantiene la finalidad de poder lograr establecer una organización de la sociedad en la cual exista igualdad política, social y económica de la población, como parte de la prosperidad integral de la humanidad. Desde un punto de vista racional sobre la observación de la situación social y económica calamitosa por la que está pasando el mundo en la actualidad, se hace ineluctable profundizar en el análisis crítico de lo que es y que representa el sistema capitalista y cuales sus vacíos; así como recapacitar sobre las lacerantes consecuencias que éste genera en las relaciones desequilibradas entre clases y la agudización del conflicto. El socialismo por su parte como ciencia política ante estas premisas, utiliza una interpretación materialista del desarrollo de la historia de los pueblos, recurriendo a un enfoque dialéctico sobre la transformación de la sociedad. El estudio sobre los problemas de la sociedad que abordaron ideólogos como Marx, Engels y sus sucesores, denominaron materialismo histórico al marco conceptual que pudiera permitir hacer énfasis en el reconocimiento de las condiciones reales de las relaciones sociales y las consecuencias inadmisibles de los procesos productivos capitalistas. Tener la capacidad de asimilar estos básicos de la teoría social y política, incidirá en la conciencia de las personas sobre lo que ellos son en la vida, tanto como en la concepción del mundo, lo que es y cómo debería ser. La doctrina más aterradora para los individualistas capitalistas, es la que habla de lo común; lo que pertenece a todas las personas y los asuntos, sucesos, bienes y entes que se manifiesta en todo ello: comunismo. En una fase evolutiva del pensamiento irremediablemente establecerá nuevas condiciones de la sociedad donde lo económico, lo político y lo social, mantengan una organización societaria sin que exista la propiedad privada ni la diversidad de clases; donde el Estado contenga los medios de producción y sus beneficios sean distribuidos de forma equitativa y de acuerdo con cada necesidad humana.

En América Latina los procesos que han transformado sociedades hacia modelos antagónicos del capitalismo son atacados sanguinolentamente por posturas de derecha en su natural proceder, así como por los advenedizos centristas que alardean causas populares, pero que aspiran a posicionar su propia interpretación del sistema. Con todas sus dificultades internas de construcción y los ataques permanentes del ala internacional de derecha a estas históricas experiencias, Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros alineados en las banderas del socialismo, intentan mantener los avances de las reivindicaciones sociales mediante el favorecimiento político y económico de las mayorías. Especialmente el digno pueblo cubano ha logrado visibilizarse como ejemplo en el mundo de ser una sociedad respetuosa de su pueblo, que las personas inteligentes y sensibles al bien común fácilmente aprecian como una nación abnegada ante su legítima decisión; y ese convencimiento de su sociedad socialista también lo dispone a derrumbar todos los bloqueos que el capitalismo impone. La discusión a la orden del día implica desnudar el credo sistémico, tradicional y conservador de un sistema individualista en crisis, a través del estudio y asimilación de las bases teóricas emancipadoras que alumbran caminos hacia la construcción de mejores sociedades, en donde lo colectivo y el bienestar de los semejantes sean la prioridad de los Estados.

Edición 739 – Semana del 24 al 30 de julio de 2021
   
 
Importante: Cada autor es responsable de sus ideas y no compromete el pensamiento de Viva la Ciudadanía.
Se permite la reproducción de nuestros artículos siempre y cuando se cite la fuente.
 
 
 
 
comentarios suministrados por Disqus