Implementación con enfoque territorial: El momento de la verdad

el .

Jharry Martínez Restrepo

Sociólogo – Corporación Viva la Ciudadanía

La actual fase de la implementación del acuerdo de Paz es tal vez la más desafiante del proceso. Si bien es cierto en un primer momento el reto del país estaba en lograr tener un acuerdo a pesar de las diferencias no sólo entre los negociadores sino, y probablemente más incisivas, al interior de la clase política; es innegable que la actual fase de implementación significa la materialización real del acuerdo y su espíritu más allá del desarme de las FARC y su proceso de normalización en la sociedad colombiana.

Podríamos decir que la implementación del acuerdo atraviesa tres momentos generales: 1) El fin de la guerra y la reintegración a la sociedad de los exguerrilleros, 2) La legislación e infraestructura para la Paz y 3) la implementación efectiva de los cambios acordados. El primer momento lo hemos atravesado con dificultades, pero de formaexitosa hoy se han entregado 7.132 armas a la ONU quien ha certificado tanto el número como la funcionalidad de las mismas y prepara el traslado de estas armas para ser destruidas y convertidas en monumentos a la Paz, se han dispuesto los operativos necesarios para ubicar y destruir las 900 caletas declaradas por las FARC, los excombatientes están ubicados en los lugares acordados y han comenzado diferentes procesos de tránsito a la vida civil pasado por la capacitación, la cedulación y el reencuentro con sus seres queridos. Frente al segundo momento los últimos meses han sido decisorios, el Congreso de la República ahora como protagonista ha mostrado mesura en el desarrollo de los temas de Paz que en algunos casos, como en la ley de amnistía o en las Circunscripciones Especiales de Paz, ha sido demasiado lento. Sin embargo, se ha avanzado al punto que hoy está abierta la convocatoria para la Jurisdicción Especial de Paz, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

La infraestructura para la Paz ha avanzado y aunque aún falta bastante es urgente preparar, organizar y actuar decididamente en torno al tercer momento de este acuerdo que es sin lugar a dudas el más delicado y donde se evidenciará el real éxito del mismo.

La implementación efectiva de los cambios acordados en el proceso de Paz con las FARC es el momento en que las y los colombianos podremos incidir de manera directa en nuestros territorios gracias a este proceso que comenzó en 2012. Muchos expertos han afirmado que será en los resultados de los primeros años donde se podrá evidenciar realmente el éxito o fracaso del acuerdo, ya no en torno a la finalización de la terrible guerra que vivimos por tantos años sino en la transformación directa de las exclusiones que sirvieron de combustible para este conflicto.

Es fundamental un mayor compromiso político y social. La implementación con enfoque territorial obliga a identificar en el acuerdo de Paz, la oportunidad significativa que nos ofrece. Se debe llenar de contenido eso que llamamos territorialización de la implementación del acuerdo, alimentar desde todas las regiones y miradas este nuevo escenario que definitivamente no puede ser aplicado desde la centralidad del país. Este proceso de descentralización y territorialización en la implementación del acuerdo de Paz obliga a acentuar el rol de los habitantes de un territorio específico y para esto es necesario que se plantee por lo menos tres aspectos fundamentales:

1. El enfoque territorial necesita territorios activos: La única forma de lograr romper con la tradición centralista que tanto daño puede hacerle a la implementación del acuerdo es reconocer y construir de manera endógena el liderazgo necesario para la defensa y ejecución del mismo. La enorme posibilidad que significan en este sentido los programas de desarrollo con enfoque territorial, los planes de acción para la transformación regional y las Circunscripciones Especiales de Paz es realizable si estos espacios encuentran en los territorios liderazgos frescos, empoderados y comprometidos con su realidad.

2. La descentralización como un esfuerzo común: Seguramente la herencia entérminos de dirigencia política más nociva para Colombia ha sido la noción de que la toma de decisiones, al menos en su campo más amplio se circunscribe a Bogotá y en el mejor de los casos a las capitales más grandes de nuestro país. Esta noción ha demostrado ser ineficaz y se ha mantenido gracias a una concentración del poder político en estos lugares, la única forma de romper con esto es encaminarnos en la comprensión de que el centralismo afecta negativamente la democracia por lo cual es imperativo un esfuerzo que concientice a las castas políticas y al Gobierno Nacional de la necesidad de reconocer los liderazgos locales y a los actores territoriales en su empoderamiento como agentes políticos de cambio que tienen un rol protagónico en este momento de la implementación.

3. Es necesario el reconocimiento de la diversidad: El acuerdo de Paz en su esfuerzo por descentralizar la implementación, llegó hasta la formulación de mecanismos de gestión desde los territorios, sin embargo la apropiación de estos mecanismos tendrá que pasar por el reconocimiento de las diferencias existentes, y esto obliga a que en los órganos de la implementación se entienda por descentralización y territorialización no sólo la inclusión de todos los territorios sino la diversificación de las formas y los contenidos según la voluntad y la necesidad de los mismos.

Como vemos, el actual escenario es la concreción real del proceso de Paz en la cotidianidad de las y los colombianos, lo cual impone un reto gigantesco. En su momento el papel protagónico lo tuvieron las FARC y el Gobierno Nacional lo que arrojó el fin de esa guerra y el nacimiento de la esperanza, luego fue protagonista el Congreso de la República lo que nos está dejando una infraestructura para la Paz; ahora ese rol principal recae en los actores territoriales, gobernadores, alcaldes, diputados, concejales, líderes sociales, hombres y mujeres… Es nuestro turno.

¿Cómo va la paz? Informe No 2

el .

La evaluación del cese bilateral al fuego es sumamente positiva. Desde mediados de 2016, cuando se firmó, Colombia ha salvado más de tres mil personas de morir o quedar heridas en acciones relacionadas con el conflicto armado. Igualmente, los indicadores de violencia se fueron a la baja en 2016. En los 281 municipios priorizados para el posconflicto se pasó de 3.507 homicidios a 3157. Igualmente, en muchos de estos municipios los secuestros descendieron hasta llegar a cero y los niveles de extorsión bajaron.

La Instancia Especial representada por mujeres

el .

Redacción digital

Hoy se instaló oficialmente la Instancia Especial que contribuirá al seguimiento del enfoque y garantía de los derechos de las mujeres en la implementación del Acuerdo Final.

Cabe recordar que desde el pasado 11 hasta el 21 de abril, diferentes organizaciones de mujeres a nivel nacional y territorial se postularon para hacer parte de éste acuerdo para luego ser puestas en consideración de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final – CSIVI.

La Instancia se conformó con 7 mujeres, 4 de organizaciones territoriales, una de las anteriores víctima del conflicto armado, 2 representantes a nivel nacional y 1 mujer propuesta por organizaciones LGTBI. Según lo acordado por el Gobierno Nacional y las FARC: “La Instancia Especial tendrá un carácter independiente y autónomo de trabajo desarrollado dentro de la CSIVI con el objetivo de mantener la imparcialidad y neutralidad en el seguimiento a los enfoques de género y de interseccionalidad”.

Las mujeres seleccionadas:

 

Sector Departamento Nombre

Víctima del conflicto armado

Bolívar Mayerlis Angarita – Narrar para Vivir

Antioquia

Rocío Pineda – Directora encargada de la Escuela Nacional Sindical

Territoriales

Arauca Francisca Aidee Castillo – Asociación de Mujeres Araucanas
Putumayo Yuly Artunduaga – Mujeres Andinoamazónicas

Nacional

Dupla 1

Principal: Victoria Elvira Neuta Sánchez – Comisión de mujeres indígenas

Suplente: Edilia Mendoza – Plataforma de Mujeres Rurales

Dupla 2

Principal: Magda Alberto – Mujeres por la paz

Suplente: Martha Sánchez – Red de educación popular entre mujeres (REPEM)

LGBTI

Principal Marcela Sánchez Buitrago – Colombia Diversa
Suplente Marina Avendaño Carrascal – Caribe Afirmativo

Ésta instancia, explícitamente, es responsable de hacer recomendaciones a la CSIVI para garantizar la incorporación del enfoque de género, realizar informes periódicos que serán entregados a la CSIVI, mantener espacios de diálogo con las mujeres y organizaciones para la construcción de propuestas. Otro aporte es contribuir a la igualdad y al reconocimiento de factores victimizantes y condiciones que el conflicto generó en poblaciones vulnerables.

Comunicado

el .

Bogotá, julio 26 de 2017

Desde hace 27 años la Corporación Viva la Ciudadanía viene trabajando por la incidencia de organizaciones sociales y territoriales en el diseño y gestión de las políticas públicas, por la profundización de la democracia, la construcción de un Estado Social y Democrático de Derecho, la construcción de una ciudadanía social y política democrática, de “alta intensidad”, la defensa de los Derechos Humanos, los derechos de las víctimas y la construcción de la Paz. Estamos totalmente convencidos que el país que soñamos sólo se puede construir así.

El pasado 22 de junio de 2017, a través de un correo electrónico, la Mesa Nacional de Víctimas Pertenecientes a Organizaciones Sociales, varias de sus organizaciones lideresas y líderes y la Corporación Viva la Ciudadanía, recibimos una amenaza por parte del grupo autodenominado Bloque Capital de las Águilas Negras, como ha sido en varias ocasiones en el pasado; y el domingo 23 de julio algunos volvimos a recibir mensajes de texto a los teléfonos celulares, con referencias personales precisas, que ponen en riesgo nuestra integridad y la de nuestras familias.

Viva la Ciudadanía ha apoyado la solución política negociada al conflicto armado interno y hacemos pedagogía y movilización alrededor del acuerdo de paz explicando en diversos territorios las oportunidades que ofrece la implementación y probablemente ése sea uno de los motivos por el cual nos amenazan y tratan de intimidarnos.

Hoy hacemos un llamamiento a la comunidad internacional y a las organizaciones hermanas, para que sean solidarias con su presencia en nuestra sede para un acto simbólico de acompañamiento y defensa de la vida, que programaremos próximamente, y que hagan llegar comunicaciones al Estado colombiano exigiendo estrategias de protección dirigida a quienes defendemos los Derechos Humanos y trabajamos por la Paz en Colombia.

Al Estado Colombiano y a todas las instituciones competentes (Ministerio del Interior, Unidad Nacional de Protección, Consejería Presidencial de Derechos Humanos, Fiscalía General de la Nación, Defensoría del Pueblo, Procuraduría General de la Nación) les solicitamos poner en marcha las acciones necesarias para detener este tipo de actos.

Sin importar ninguna clase de intimidación, de manera decidida, la Corporación Viva la Ciudadanía seguirá afrontando la tarea de construir la Paz.

Agradecemos todo su apoyo.

Un abrazo

Antonio Madariaga Reales

Director ejecutivo

Corporación Viva la Ciudadanía

Viva en Facebook

Viva en Twitter

Socios

logo enslogo forologo casa mujerlogo conciudadanialogo cineplogo regionlogo podionlogo corfas